Mad Men fue un hito, la cumbre del formato y el sentido. Mad Men, una serie de siete temporadas larguísimas, es la historia de Don Draper, un hombre en igual medida encantador y repulsivo, publicista en la New York de los sesenta. Tal vez uno de los efectos más fuertes que causó la serie fue representar la vida femenina de entonces, antes de que la lucha feminista comenzara a ganar combates.

En un mismo capítulo, Peggy Olson, la secretaria de Don, se deshacía de un hijo que no quería para poder seguir su ambición: ser la primera creativa mujer en la firma de publicistas más importantes. Después, Betty Draper, la mujer perfecta, que sonríe, lleva adelante la casa, cría los hijos en los suburbios.

Si Mad Men es la primera serie que mostró a un público enorme y mundial las desigualdades de derechos de las mujeres, lo que vino después fue mucho más fuerte. LATFEM hizo un recuento de cinco series actuales que no podés dejar de ver/debatir.

N°1 GIRLS

Irrefutable primer puesto para la creación de Lena Dunham. Girls mostró a cuatro chicas en New York casi como opuestas a los estereotipos de Sex and the City. En la última temporada, que está emitiendo ahora HBO –y que se puede ver por streaming por ahí-, Hannah se enfrenta a los dos debates más importantes del feminismo: la maternidad y el abuso sexual.

Antes de eso, las cuatro chicas libraron otras batallas: mostraron cuerpos no convencionales para la TV en circunstancias cotidianas, hermosas y sexuales. La dinámica narrativa es verosímil a una generación treintañera porque la materia del lenguaje de Girls está compuesta por frustraciones laborales, amor romántico desvalorizado, la amistad como militancia, las drogas legales o ilegales, la fiesta.

 

N°2 I love Dick

Es la adaptación de la novela I love Dick de la escritora Chris Kraus (editado por Alphay Decay y traducido por Marcelo Cohen http://www.alphadecay.org/libro/amo-a-dick/ ) a la pantalla chica. La creadora de la serie es Jill Soloway, la escritora tras la serie Transparent, que también tiene una impronta feminista muy fuerte.

Esta serie tiene como protagonista a Kevin Bacon como Dick, objeto de deseo de la casada Chris, interpretada por Kathryn Hahn. La protagonista se obsesiona con él y comienza una relación de experimentación sexual con este hombre que representa todo lo que ella odia de un hombre: el macho. Escrita por una mujer, adaptada por una mujer, producida por mujeres sobre un manifiesto sexual. No puede salir mal.

 

N° 3 The Fall

Gillian Anderson, la de The X-Files, protagoniza esta serie irlandesa que es un thriller policial-psicológico de gran nivel. Ella es una investigadora jefa de una división de homicidios y está investigando a un femicida que no sólo mata a las chicas sino que las viola, secuestra y tortura. Él, interpretado por Jamie Dornan (el mismo que actúa en 50 sombras de Grey), está muy bien representado como un meticuloso femicida que, además, es un padre encantador y hombre seductor en su vida “oficial”.

El personaje de Gillian es muy fuerte y enigmático. Es la jefa de la Scotland Yard, donde se enfrenta al prejuicio sobre su poder, el cuestionamiento masculino a su rol y también se discute su sexualidad. Está en Netflix.

 

N° 4 LOVE

Original de Netflix, Love es una serie donde un chico conoce a una chica y se enamora. Sí, es una comedia romántica tradicional con una vuelta de rosca: ella se lo come crudo. El personaje de Gillian Jabobs es Mickey, una mujer de treinta años que está borracha casi todo el tiempo, con un trabajo que pende de un hilo y con tanta noche como se puede tener. Una de las cosas más lindas del personaje es que ella no quiere una pareja porque no sabe cómo tenerla ni para qué tenerla. El amor parece algo de los demás. Sin embargo, Gus, interpretado por Paul Rust es un perdedor insufrible que en la unión de su torpeza y el nomeimportanada de ella logran encaminar algo a los tumbos. Cuando se menciona esta serie hay que hablar también el creador, Judd Apatow.

 

N°5 How to Get Away With Murder?

Serie producida por la creadora de Grey’s Anatomy y Scandal, Shonda Rhimes, y protagonizada por la súper actriz Viola Davis, ganadora de un Emmy por esta actuación. La serie cuenta la historia de una profesora universitaria de derecho que se ve envuelta en un caso de asesinato. Una súper mujer, negra, frente a todos.

Cuando Viola Davis subió a ganar el premio dio un discurso muy interesante sobre la igualdad y el feminismo. “Lo único que diferencia a una mujer de color de una blanca es la oportunidad”, dijo. Culebrón policial y judicial, con conflictos morales y mucho sexo. Se puede ver en Netflix.