Por: Fotos: Prensa Senado

Las maniobras dilatorias de la jornada de hoy fueron varias. El senador formoseño José Mayans (Justicialismo) pidió por secretaría que se lea el reglamento y que el proyecto tenga cuantificación de gastos. Cuando fue su turno para hablar Pinedo expuso sus argumentos para estar en contra del proyecto, una vez que terminó Pichetto le dijo que “sería bueno que lo plasmara en un dictamen”. Parte del público se rió de la chicana.

“¡Aborto legal en el Hospital!”, se escuchaba desde adentro del Salón Arturo Illia en el Senado. Los gritos de la convocatoria de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito en la calle llegaban al solemne recinto vigilado por los retratos de presidentes y vicepresidentes. “¿Qué es ese baile?”, preguntó el senador de Cambiemos Federico Pinedo mientras tomaba la palabra en el plenario de comisiones. “La calle”, le respondió la diputada Victoria Donda desde su lugar con el pañuelo verde en la mano. Estaba junto al grupo de legisladoras denominadas “sororas” que lograron la media sanción en Diputadxs. La última reunión de las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales empezó a las 15 hs. y terminó con un escenario indefinido sobre el que es necesario despejar incertidumbres.

Un dato central: 26 firmas se reunieron hoy a favor del aborto legal, seguro y gratuito en una decisión que intentó ser dilatada con cuestiones reglamentarias por los sectores anti-derechos. El único texto que se firmó en la última reunión de comisiones fue a favor de la despenalización y legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Quienes no están de acuerdo con este proyecto no presentaron ni siquiera una propuesta por el rechazo. El próximo 8 de agosto la sesión en el recinto comenzará con la discusión reglamentaria ya que únicamente el pleno del Senado reunido puede resolver esta interpretación. A pesar de que el senador Mario Fiad (Cambiemos-Jujuy) -anfitrión de las plenarias por ser el titular de la Comisión de Salud- dijo “no hay dictamen”, no es potestad de los presidentes de las comisiones interpretar el texto legislativo, sólo puede hacerlo el pleno del Senado reunido. Luego de saldar el debate de forma, se discutirá el texto firmado hoy o el que ya cuenta con la media sanción.

Las maniobras dilatorias de la jornada de hoy  fueron varias. El senador formoseño José Mayans (Justicialismo) pidió por secretaría que se lea el reglamento y que el proyecto tenga cuantificación de gastos. Cuando fue su turno para hablar Pinedo expuso sus argumentos para estar en contra del proyecto, una vez que terminó Pichetto le dijo que “sería bueno que lo plasmara en un dictamen”. Parte del público se rió de la chicana.

Las maniobras dilatorias de la jornada de hoy fueron varias. El senador formoseño José Mayans (Justicialismo) pidió por secretaría que se lea el reglamento y que el proyecto tenga cuantificación de gastos. Cuando fue su turno para hablar Pinedo expuso sus argumentos para estar en contra del proyecto, una vez que terminó Pichetto le dijo que “sería bueno que lo plasmara en un dictamen”. Parte del público se rió de la chicana.

El texto que se firmó hoy agrega modificaciones al proyecto que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputadxs y es una propuesta de consenso entre quienes estaban a favor desde un primer momento y los cambios que proponían senadores de Córdoba. Las modificaciones son cuatro: acortar el plazo para la realización de abortos de la semana 14 a la 12, incorporar la objeción de conciencia por ideario –para los centros de salud privados–, eliminar del artículo 2 sobre penalización a médicos e instituciones que se nieguen a realizar la interrupción del embarazo y destinar una partida presupuestaria específica para cubrir los insumos necesarios para realizar la práctica.

De las 53 firmas del total del plenario conformado por las tres comisiones, lxs legisladores a favor del proyecto reunieron 26: nueve en la Comisión de Salud, ocho en Justicia y Asuntos Penales, y nueve en Asuntos Constitucionales. La firma de la senadora y ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue una de las más esperadas. Al momento de dejar su aval por el aborto legal todas las cámaras apuntaron a ella. Firmó y se fue del recinto. Según trascendió pocas horas después de la votación en la Cámara de Diputadxs, todo el bloque del Frente para la Victoria-PJ votará a favor del derecho a decidir de las mujeres y personas gestantes.

¿Quiénes dejaron sus firmas a favor en la propuesta de dictamen de consenso con modificaciones? Senadorxs de todo el arco político: Nancy González (Frente para la Victoria-PJ), Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos), Eduardo Aguilar, Julio César Catán Magni (Justicialista), Anabel Fernández Sagasti (que está en dos comisiones y es del FpV), Sigrid Kunath (que participa de las tres comisiones), Daniel Lovera (PJ-La Pampa), Guillermo Juan Pereira (Movimiento Popular Neuquino), Pamela Verasay (UCR), Marcelo Fuentes (FpV-PJ), Cristina Fernández de Kirchner (Fpv-PJ), María Inés Pilatti Vergara (Fpv-PJ), Pedro Gustavino-que participa en dos comisiones- (Bloque Justicialista) Oscar Castillo (Frente Cívico y Social por Catamarca), María del Los Angeles Sacnun (FpV-PJ), María Magdalena Odarda (Río Frente Progresista), Laura Rodriguez Machado (Frente PRO)-participa de dos comisiones-, Juan Mario Pais -que está en dos comisiones-(Justicialismo Chubut), Ernesto Martínez-que está en dos comisiones-(Frente PRO).

En resumen, lxs senadores no lograron ponerse de acuerdo en una cuestión de forma: ¿Cómo se debe computar las firmas? ¿Se tienen que contar los votos del pleno de las comisiones (como si las tres fueran sólo una) o debe haber mayoría en cada una de las comisiones? Para el senador Miguel Ángel Pichetto y los que están a favor, debía aplicarse el artículo 180, donde primaría el criterio de contar el total de firmas del conjunto de las comisiones; mientras que para Federico Pinedo y la facción antiderechos, prima el artículo 105 que establece que la mayoría de las firmas debe conseguirse en cada una de las comisiones mientras. El debate por la interpretación de la letra de la ley esconde una disputa política y, por ende, ideológica.

Cabe aclarar que si el 8 de agosto se sancionara el proyecto con las modificaciones del texto presentado hoy, deberá volver a Diputadxs para ser aprobado definitivamente. En los pasillos del Congreso se habla del 23 de ese mes como una posible fecha para la discusión.

Después de un proceso de exposiciones que duró siete jornadas la última reunión de discusión en la plenaria de comisiones dejó un sabor ácido. Las intervenciones de lxs legisladores estaban decididas a generar un tropezón en el bando opuesto. “¿Qué le pasa, Pichetto, le molesta que hable una mujer?”, le retrucó Silvia Elías de Pérez, la senadora del sacón celeste. La misma legisladora que se niega a terminar con una situación de desigualdad que existe desde 1921 interpuso su condición de género como argumento para la disputa. 

En definitiva, como sucedió en la histórica jornada del 13 de junio la movilización va a ser determinante en el voto a voto y por eso se está preparando una caravana federal desde distintos puntos del país, una danza entre la calle y el parlamento. La misma calle que Pinedo desconoce y que le parece un “baile”: es la política feminista en marcha.