Por:

“Vivas nos queremos” gritaron las mexicanas en la manifestación nacional contra las violencias machistas más grande de su historia el 24 de abril pasado. Uno de los casos antesala de la marcha que motivó que salieran a las calles fue la violación de Daphne, una joven de 17 años, en Veracruz, en la que estuvieron involucrados “Los Porkys de Costa de Oro”, un grupo de hijos de políticos y empresarios vinculados al poder local. El 22 de marzo el juez Tercero de Distrito de Veracruz, Anuar González, ordenó absolver y liberar a uno de los cuatro jóvenes involucrados en la violación. Según la sentencia, no hay pruebas suficientes para considerar que cometió el delito de pederastia y el acusado no tuvo “intención lasciva de copular”.

Diego Cruz Alonso, de 21 años, fue absuelto en México, dos meses después de que España ordenara su extradición. La víctima declaró que el imputado junto a sus amigos, le “tocó los senos, le metían sus manos debajo de la falda y [Cruz] le introdujo sus dedos por debajo del calzón y se los introdujo en la vagina”. Para el juez existió un “tocamiento”, pero el acusado no tenía intenciones de “cópula”. Así fue que resolvió la absolución del joven ya que dijo que no observaba una intención “lasciva”. Para el juez  lo sucedido no fue un acto sexual, sino un “roce o frotamiento incidental”.

Cruz fue el segundo detenido de los de los cuatro acusados de la violación de Daphne. Cuando el caso se mediatizó, escapó de México  y la Justicia mexicana pidió una orden de captura a la Interpol. En junio del año pasado fue detenido en Madrid. La Audiencia Nacional decretó que fuera entregado al país donde ocurrieron los hechos y dos meses después, la misma Justicia que pidió su captura, decretó su absolución.

Cruz no saldrá en libertad porque primero puede ser revisada la sentencia a pedido de la querella y/o Fiscalía. Además un tribunal colegiado debe confirmar la resolución de primera instancia. Mientras tanto, Cruz Alonso se encuentra recluido la cárcel de El Penalito, donde también se encuentra Enrique Capitaine, otro de los acusados.

Los “Porkys de la Costa de Oro” 

El 2 de enero de 2015 cuatro amigos de esta pandilla, integrada por hijos de familias del empresariado y la política de Veracruz, salieron a una discoteca. Se subieron a un coche negro, propiedad del padre de uno de ellos, y obligaron a la adolescente a acompañarlos, según el relato de ella. En la parte trasera del vehículo, Cruz y otro amigo, Jorge Cotaita, abusaron de Daphne. Al llegar a la casa del líder de Los Porkys, Enrique Capitaine, hijo de un ex alcalde veracruzano, la chica fue presuntamente violada.