Para este 8A es importante considerar varios tránsitos astrológicos que están ocurriendo ahora pero que vienen de un trazo temporal más largo, trabajando hace años en lo que vemos que se materializa en nuestro país. El primer planeta a tener en cuenta en relación a los asuntos legales es Júpiter. Este da el marco contextual a la legalidad concreta de una sociedad, inscribe su horizonte filosófico, sus aspiraciones. Júpiter está en Escorpio desde el año pasado, en asuntos de muerte, vida y sexualidad. Estos temas se han venido transformando desde mucho antes incluso, especialmente en los años 2013 y 2012, cuando fue Saturno el que estuvo en Escorpio. Se nos presentaban entonces problemas que hoy se empiezan a desandar. Los problemas son políticos, sociales, son terrores colectivos, como la muerte de nuestras mujeres y personas gestantes, la violencia de género, los femicidios. Ese tránsito deja una huella profunda, que viene a evidenciar esa “mugre” que ocultamos tanto tiempo bajo la alfombra hoy sale a la luz con educación y no desde lo legal o regulatorio. La verdadera iluminación viene a darse desde el punto de vista expresivo. No va a pautarse, a reglarse o legislarse nunca sobre la sexualidad, pero se le puede hacer lugar a una expresión más genuina que contrastará siempre con los discursos hipócritas que se extienden en nuestras sociedades.

 

El encuentro de distintas fuerzas se está poniendo en juego en el clima astrológico actual. Fuerzas que vemos como la larga militancia de la Campaña Nacional, el Estado laico y la postura de los llamados pro-vida (Anti-Derechos). Podemos notar como reaparece este proyecto dentro del marco de un gobierno de corte liberal. El análisis que debemos hacer, la pregunta, es si es posible que aparezca como un derecho el Aborto Legal, Seguro y Gratuito como parte de este Estado, tal como está conformado. Si entendemos a Júpiter en Escorpio como luz y sanación sobre la gestación y la sexualidad, también tenemos que entender que ahí el liberalismo debería poner en marcha la libertad y el compromiso. Escuchar hashtags como #YoAborté es parte de este movimiento expresivo, esto que se dice ya no puede volver a acallarse. Venimos de una sociedad a la que le era más fácil pensar en un aborto posible en mujeres que son violadas que en mujeres que gozan. Esos velos cayeron. El choque se produce cuando tantos corsettes se abren y dejan al descubierto lo que estuvo tapado durante tanto tiempo. Este contexto seguirá provocando y corriendo el límite de las convicciones respecto de los fundamentalismos, de los ideales y de las prohibiciones. Hoy sabemos que el aborto seguirá ocurriendo, a pesar de cómo se legisle, y eso que ya ha salido a la luz, como han salido a la calle las jóvenes, tampoco podrá ser silenciado.

 

Respecto de las leyes, debemos volver a pensar en Saturno, entendiéndolo como los mecanismos del poder y la letra que queda escrita. Saturno en Capricornio está trabajando sobre las restricciones y viene haciéndolo desde el 21 de diciembre de 2017. Nos ha mostrado las rigidices, las estructuras y las dificultades de combatir las corporaciones anquilosadas. Empezó también a evidenciar discursos severos de autoridades y políticas de gobierno que nos hablan de austeridad y achicamiento. El marco de clandestinidad debe concluir con Saturno en Capricornio porque Saturno quiere regularlo todo, incluso quiere regular allí donde el Estado no alcanza. Surgirán nuevas formas en aquello que queda por fuera de lo regulado y que ya no podrá penalizarse. Se señalará a quienes se aprovechen de la vulnerabilidad y quieran imponer precios impagables. Las que quieren ayudarnos realmente estarán ahí, ya las conocemos, y nos darán la mano cuando las necesitemos. Ya no será posible un caso como el de Belén. El debate que se ha dado en la sociedad civil no se puede echar atrás y Saturno puede asegurarnos que nada de esto quedará fuera de su órbita.

 

La noche del 8 de Agosto podemos ver que Mercurio está retrógrado en conjunción con el Sol, haciendo aspectos muy favorables hacia Plutón y hacia Neptuno. Este contexto es muy propicio para el despertar de conciencia y el cambio. Dentro de estos aspectos positivos, también vamos a tener una Cometa Cósmica, con la Luna en Cáncer en oposición a Plutón que indica un sacudón, lo que vamos a presenciar es una gran catarsis social.

 

El aspecto más intenso de la fecha, de todos modos, será La Venus en oposición a Quirón, que está retrógrado en el grado 2 de Aries. Este asteroide nos está restituyendo una forma de sanación. En este contexto hemos entendido que la salud real no es verse obligada a llevar un embarazo a término, salud es elegir y poder interrumpir un embarazo no deseado. La sanación que nos enseña Quirón no es una sanación indolora y pulcra, nos muestra que en cualquier proceso de sanación existe también el sufrimiento. Para llegar a la salud hemos pasado por esta herida colectiva, es hora de tomar cartas en el asunto. Estos aspectos de Venus y Quirón están en oposición a Saturno en Capricornio, que como dijimos, es el protagonista de las restricciones y las limitaciones ideológicas. Esas limitaciones que vemos en el Senado y en la alzada de un libro que se escribió hace 2000 años y que parecería ser que sigue pesando sobre nuestras vidas en términos de salud, educación y poder. Esta oposición pone en evidencia cómo los úteros de nuestra nación siguen siendo objeto de represión bajo las gordas páginas bíblicas.

 

No olvidemos, de todos modos, que todos los escritos que se firman bajo Mercurio Retrógrado van a ser revisados y sujetos a correcciones en el futuro. En esto tenemos experiencia, bajo este aspecto fue firmada la regulación del Cannabis Medicinal que sigue sin cumplirse y que vuelve una y otra vez a repasarse. Gran parte del dictamen puede volver a ser visto cuando termine la retrogradación. Esto va a extender la discusión hacia el futuro donde comprobaremos los resultados de todo este proceso en fechas menos tensas que la que vivimos ahora. Hay asuntos deliberadamente ocultos bajo la mesa que generan una contradicción sin respuesta frente a la posición de la sociedad de tener un Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Los principios filosóficos se resolverán en el Senado de alguna u otra manera para que la ley no sea lesiva sobre lo que está de fondo en este derecho. No debemos dejarnos llevar por las distorsiones del discurso. Seamos conscientes de que todos los dispositivos de control sobre los cuerpos están en puja cuando se debate este tema puntual. Deseando que ese control ceda y #QueSeaLey, volvemos la mirada hacia el cielo y hacia las calles, serán nuevamente las Venus las que tengan el poder de cambiarlo todo y producir un verdadero despertar en nuestra consciencia colectiva.

 

Contenido astrológico: AstroMostra

Redacción: Lu Martínez