Por:

Sebastián Wagner fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Micaela García, la joven de 21 años violada y estrangulada en abril pasado en Gualeguay, Entre Ríos. Los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo señalaron en la lectura del veredicto que Wagner mató a Micaela para lograr impunidad en el delito de violación, en un contexto de violencia machista. Por eso su condena es por “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio”.

Hay que destacar que el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay llevó adelante una instrucción en tiempos razonables y que caratuló como femicidio el marco de la investigación que pesó sobre el hecho.

Micaela García era una militante. “La Negra”, como le decías sus amigas, estudiaba Educación Física y militaba en el Movimiento Evita. Los fines de semana se los dividía entre Colón y Concepción, donde hacía trabajo social en los varios barrios pobres. En Villa Mandarina se ocupaba de las escuelitas de deportes y los merenderos. En las fotos que circularon se la ve siempre sonriente, con el puño en alto, con una remera de Ni Una Menos, con el micrófono en la mano con una bandera de Eva Perón detrás, pintando un mural o con nenes en el barrio.

Micaela tenía 21 años. El 1 de abril salió con sus compañeras de la facultad a una “fiesta de ingresantes” y no volvió. Las cámaras de seguridad la registraron a la salida del boliche “King” de Gualeguay. Después de una semana de intensa búsqueda y de marchas exigiendo su aparición con vida, su cuerpo apareció semienterrado entre pastizales cerca de la ruta nacional 12, en la ciudad entrerriana, a unos tres kilómetros de donde habían encontrado la ropa. El día anterior la policía había detenido al principal sospechoso, Sebastián Wagner, en una casa en el partido bonaerense de Moreno. Estaba prófugo. Lo buscaban porque había sido visto cerca de la zona en la que desapareció la chica y el hombre tenía antecedentes por violación.

“Queda probado fehacientemente que Sebastián Wagner abusó sexualmente de Micaela García con acceso carnal y luego procedió a asfixiarla con alevosía para lograr su impunidad y en un contexto de violencia de género”, dijeron los jueces.

El femicidio de Micaela no es un caso aislado. En lo que va del año, en Argentina una mujer es asesinada cada 18 horas. Según el Observatorio de Femicidios Maricel Zambrano, de la Asociación Civil Casa del Encuentro, en los últimos 9 años, 329 jóvenes de 16 a 21 años-de la edad de Micaela- fueron asesinadas por ser mujeres.
Luego de la violación y el femicidio de Micaela García en la Argentina se arrojaron datos en la opinión pública para reforzar la idea de reincidencia en esos delitos, patologizar a los agresores y tapar la falta de políticas públicas intramuros.