Por:

La problemática del grooming se da por la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un chico o chica mediante el uso de Internet, en general, y las redes sociales, en particular. Desde 2013 esta práctica es considerada un delito en nuestro país, con la incorporación del Artículo 131 al Código Penal.

Micaela Ortega, de doce años,desapareció de su casa en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca en mayo del año pasado. Encontraron su cuerpo un mes después en un descampado de las afueras con golpes y muerte por asfixia: había sido víctima de grooming por parte de Jonathan Luna de 26 años que se había hecho pasar por otra nena de su edad para que ella fuera a su encuentro. El femicida fue condenado a perpetua por los cargos de homicidio triplemente calificado por violencia de género con alevosía y con el objetivo de ocultar los delitos de acoso tecnológico y robo. Se trató de la primera condena a perpetua por grooming en Argentina

La problemática del grooming se da por la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un chico o chica mediante el uso de Internet, en general, y las redes sociales, en particular. Desde 2013 esta práctica es considerada un delito en nuestro país, con la incorporación del Artículo 131 al Código Penal.

La problemática del grooming se da por la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un chico o chica mediante el uso de Internet, en general, y las redes sociales, en particular. Desde 2013 esta práctica es considerada un delito en nuestro país, con la incorporación del Artículo 131 al Código Penal.

Es importante, por eso, como adultos y adultas contar con la información pertinente para saber cómo manejarnos ante esta situación. En primer lugar, tenemos que destacar que no existen ya excusas para no involucrarnos en los espacios digitales en donde los chicos y las chicas están creciendo, comunicándose y formando sus relaciones y vínculos sociales. Es decir: como padres, madres, docentes, mediadores, tutores, debemos acompañar a los jóvenes en el mundo digital.

La forma de hacerlo es estableciendo un diálogo sincero y cercano, en donde podamos generar confianza con ellos y poder constituirnos en fuentes de consulta o referencia. Generando empatía e interesándonos por la vida digital de los jóvenes, es que podremos llegar a tiempo para que cuando tengan un conflicto en estos espacios podamos ayudarlos y no dejarlos solos. El hacernos cargo de la crianza de nuestros niños y niñas en la Web es el mejor método de prevención para evitar que sean víctimas de este delito.

Componentes del Grooming

Los acosadores suelen generar un perfil falso en una red social, videojuego, sala de chat, foro u otro, en donde se hacen pasar por un chico o una chica y entablan una relación de amistad y confianza. El mecanismo del grooming suele incluir el pedido de fotos o videos de índole sexual o erótico (pedido por el adulto, utilizando el perfil falso). Cuando se consigue esta información, comienza un período de chantaje o extorsión en el que se amenaza a la víctima con hacer público ese material si no entrega nuevos videos o fotos o si no accede a un encuentro personal.

¿Qué hacer si pasa?

  • Primeras medidas: No borrar ningún contenido de la computadora o el teléfono celular, ya que las conversaciones o imágenes que el acosador y la víctima hayan enviado deben ser guardadas como prueba.
  • No denunciar al perfil acosador en la red social o web: Si se hace, el administrador del sitio web puede bloquear al usuario y la información que funciona como prueba se perdería. Asimismo, al ser bloqueado, el abusador puede crearse un nuevo perfil y continuar realizando el delito con otros chicos o chicas.
  • No amenazar o increpar al abusador: ya que esta actitud dificultará la tarea de localización del abusador por parte de los investigadores.
  • Denunciar: El Grooming es un delito tipificado en el Código Penal, en el artículo 131. La denuncia para que se inicie una investigación puede hacerse tanto en una comisaría como en una fiscalía.
  • Acompañar: No recriminar a los chicos o chicas el haberse contactado con desconocidos y haberles dado información íntima. Hay que recordar siem- pre que ellos son víctimas y que los abusadores son especialistas en con- seguir lo que buscan.
  • No culpabilizar, evitar fomentar la vergüenza o culpa: ya que estaríamos potenciando el poder del extorsionador.
  • Dialogar, el adulto debe acompañar, contener y orientar a los chicos o chicas en estas situaciones. Fomentar el diálogo es la mejor manera de superar esta situación angustiante y vergonzosa, en donde las víctimas pueden sentirse responsables, temerosos o culpables por lo sucedido.

Ante cualquier duda o consulta que quiera realizarse en Argentina, llamar al 0800-222-1717 o escribir a equiponinas@jus.gov.ar perteneciente al Equipo Niñ@s contra la explotación sexual y el grooming, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.