Al menos 31 niñas murieron y otras tantas resultaron gravemente heridas en un incendio que registrado el 8 de marzo en un centro de protección de menores de Guatemala, ubicado en el municipio de San José Pinula, a unos 24 kilómetros al sureste de la capital.

Según ha informado la prensa guatemalteca, el fuego fue provocado por las mismas niñas y adolescentes cuando incendiaron colchones buscando visibilizar lo que ocurría al interior del Hogar Virgen de la Asunción. El defensor de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) del estado guatemalteco confirmó esta versión. Las niñas estaban encerradas luego de ser recapturadas por la Policía Nacional Civil tras una fuga masiva el último martes.

Según datos de la Secretaría de Bienestar Social guatemalteca correspondientes a noviembre de 2016, en el establecimiento residían 748 niños, niñas y adolescentes, cuando la capacidad del lugar es de 400 personas.

“Reiteramos nuestra petición al Gobierno de Guatemala y a todos los gobiernos de la región, signatarios de la Convención sobre los Derechos del Niño, para que se termine con la institucionalización sistemática de niños, niñas y adolescentes”, señaló el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef )en un comunicado. Alrededor de 240.000 menores de edad aún viven en instituciones en América Latina y el Caribe, indicó la organización.