Por:

Se trata de la segunda lideresa social que es asesinada en el municipio.

Juana Ramírez Santiago, de 56 años de edad, comadrona e integrante de la junta directiva de la Red de Mujeres Ixiles, fue asesinada con arma de fuego en el catón Xolanay, cerca de Nebaj, Quiché.  Fue a las 6 de la tarde del viernes 21 de septiembre cuando ella iba al lugar donde trabaja su esposo.

En los últimos meses, Juana Ramírez había recibido diversas amenazas de diferentes actores por su labor en defensa de los derechos humanos de las mujeres, las cuales había denunciado ante el Ministerio Público. “Desde 2004, las defensoras de la Red de Mujeres Ixiles han venido siendo objeto de múltiples actos de intimidación y que en el último año los ataques contra ellas se han incrementado significativamente, llegando tres de ellas a ser agredidas físicamente en la vía pública”, dijeron en un comunicado desde IM-Defensoras en el que repudiaron y condenaron el femicidio.

“Exigimos al Estado una investigación pronta y exhaustiva, sin prejuicios de ningún tipo y sin renunciar a ninguna línea de investigación, especialmente la relacionada con su labor de defensa de derechos humanos y las amenazas que Juana Ramírez había recibido por ello. Asimismo, exigimos garantías de protección para la familia de la defensora, así como para las integrantes de la Red de Mujeres Ixiles”, expresaron las IM-Defensoras.

Ramírez trabajaba como comadrona y fue una de las fundadoras de la organización civil Red de Mujeres Ixiles de Nebaj, dedicada a la defensa de los derechos de la mujer indígena en la región.

Se trata de la segunda lideresa social que es asesinada en el municipio.

Miguel de León alcalde indígena de la Región Ixil, exigió una investigación rápida. Se trata de la segunda lideresa social que es asesinada en el municipio. “Nebaj se ha tornado violento especialmente para dirigentes civiles la muerte de esta lideresa lo demuestra”, señaló.

 

Ver imagen en Twitter
El Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, también comunicó su preocupación por el asesinato de la dirigente indígena y se solidarizó con los defensores de los derechos humanos.