“Chilena, puta y abortera”, le gritó el 29 de junio a Alicia Maldonado una mujer que milita “las dos vidas” en el Barrio Cano de la ciudad de Mendoza. El de Alicia es uno más de los casos de violencia y hostigamiento hacia activistas feministas por la legalización del aborto.

 

“Golpearon la puerta de mi casa a las patadas, abrí la puerta y era una vecina que hace poco vive en el Barrio, que es ‘pro-vida’, y que permanentemente me venía hostigando por ser chilena; además es una persona conservadora vinculada a la fuerza policial a través de su marido”, relata Alicia.

 

Maldonado y 2 de sus compañeras, Florencia Urzúa y Camila Randis, fueron de inmediato a realizar la denuncia a la fiscalía que funciona dentro de la Comisaría 6ta del Barrio Cano. Mientras Alicia declaraba, una de sus compañeras fue increpada por la misma vecina. Una vez asentada la denuncia, en la puerta misma de la Comisaría, la acompañante de la agresora tomó a Alicia, la tiró al piso y empezó a pegarle patadas en la cabeza, las costillas y la espalda. Los gritos dieron alarma a los policías, que estaba apenas a metros de allí, dentro de la Comisaría. “Entre seis policías lograron sacar a la agresora”, cuenta a LatFem Alicia Maldonado y aclara que ella y sus compañeras solo se defendieron. Mientras los policías controlaban a las agresoras, una de ellas se zafó y le pegó en la cara a una de las mujeres, el grito de guerra es reiterativo: “puta, usurpadora, chilena, abortera”.

 

“Fue una situación violentísima, luego de eso una de las mujeres quedó aprehendida y está imputada, la otra persona no está imputada a pesar de haber ido al forense para constatar la agresión”, expresó Alicia Maldonado, quien es referente del barrio y junto a sus compañeras organizan una feria feminista llamada “Feria AmeriCano” donde tienen un comedor, brindan talleres y asesoría jurídica a víctimas de situaciones de violencia.

Las agresoras son conocidas en el barrio por ser “‘pro-vida’ fanáticas”, según cuentan las agredidas. Una de ellas, cuyo marido es policía provincial, en sus redes sociales muestra simpatía por Elisa Carrió, los programas de Jorge Lanata y comparte material difamatorio sobre la vida de Laura Carlotto, la hija de Estela de Carlotto aún desaparecida.

 

Según Maldonado, se trata de una nueva “caza de brujas”. Según ella se las persigue en función de la transgresión a los principios del machismo, por su condición migrante y por el trabajo militante de la organización feminista territorial que tiene sede en el Barrio Cano.