Por:

Micaela García era una militante. “La Negra”, como le decías sus amigas, estudiaba Educación Física y militaba en el Movimiento Evita. Los fines de semana se los dividía entre Colón y Concepción, donde hacía trabajo social en los varios barrios pobres. En Villa Mandarina se ocupaba de las escuelitas de deportes y los merenderos. En las fotos que circularon se la ve siempre sonriente, con el puño en alto, con una remera de Ni Una Menos, con el micrófono en la mano con una bandera de Eva Perón detrás, pintando un mural o con nenes en el barrio.

Sus compañeras y compañeros del Movimiento Evita viajarán desde distintos puntos de la Argentina a Concepción del Uruguay, Entre Ríos, para homenajearla como tal en el Estadio Cubierto C.E.F. 3, donde será la ceremonia de despedida. En la Plaza de Mayo habrá una asamblea a cielo abierto por ella, por todas las víctimas de femicidio y las violencias estatales que golpean cada vez con más crueldad en el país. La convocatoria a la concentración en Ciudad de Buenos Aires se suma a una serie de marchas y movilizaciones que se vienen haciendo en distintos puntos del país desde el sábado.

Sus padres, Néstor “Yuyo” García y Andrea Lescano, decidieron que no habrá ofrendas florales para ella sino que el dinero de las mismas será destinado para los comedores infantiles en los que la joven colaboraba. También habrá urnas para dejar ayuda económica. “Como sabemos que es el deseo de Mica”, dijeron. De 8 a 10, la despedirán los familiares. Y de 10 a 16 hs. el velatorio será una ceremonia abierta. Se proyectarán videos y se escuchará música. “Los esperamos con alegría, como a Mica le gusta”, dice la convocatoria. A las 16 hs. acompañaran caminando hasta el cementerio.

“El dolor nos tiene que servir para cambiar la sociedad. Más allá de lo que uno sienta, se debe seguir el orden institucional, por lo que no se debe hacer justicia por mano propia. Vamos a vivir para tratar de lograr una sociedad más justa, como pretendía Micaela”, dijo el padre en sus primeras declaraciones a los medios luego de conocer que habían encontrado el cuerpo de su hija.

Micaela tenía 21 años. El 1 de abril salió con sus compañeras de la facultad a una “fiesta de ingresantes” y no volvió. Las cámaras de seguridad la registraron a la salida del boliche “King” de Gualeguay. Después de una semana de intensa búsqueda y de marchas exigiendo su aparición con vida, su cuerpo apareció semienterrado entre pastizales cerca de la ruta nacional 12, en la ciudad entrerriana, a unos tres kilómetros de donde habían encontrado la ropa. El día anterior la policía había detenido al principal sospechoso, Sebastián Wagner, en una casa en el partido bonaerense de Moreno. Estaba prófugo. Lo buscaban porque había sido visto cerca de la zona en la que desapareció la chica y el hombre tenía antecedentes por violación.

El femicidio de Micaela no es un caso aislado. En lo que va del año, en Argentina una mujer es asesinada cada 18 horas. Según el Observatorio de Femicidios Maricel Zambrano, de la Asociación Civil Casa del Encuentro, en los últimos 9 años, 329 jóvenes de 16 a 21 años-de la edad de Micaela- fueron asesinadas por ser mujeres.

La investigación

Carlos Rossi, el juez de Ejecución de Penas que en julio de 2016 le otorgó la libertad condicional al principal imputado del femicidio, pidió ayer una licencia por 20 días.  En la Legislatura provincial se formalizaron al menos dos pedidos para someterlo a un juicio político. Wagner, el principal imputado del crimen había sido condenado a 9 años de prisión por dos violaciones cometidas en 2010 en la localidad entrerriana de Concepción del Uruguay.

El Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos informó a través de un comunicado de prensa que los médicos forenses del Supremo Tribunal de Justicia provincial que realizaron la autopsia al cuerpo de la joven concluyeron que la joven murió “por asfixia por compresión mecánica en el cuello”, es decir, que fue estrangulada. Según los peritos, la data de muerte fue el 1 de abril, el mismo día en que la víctima desapareció cuando regresaba del boliche King en Gualeguay.