Por:

Desde 1996 el Código Electoral establece una cuota mínima del 20 por ciento a favor de las mujeres, sin embargo hasta hoy su presencia en la instancia del poder político del Paraguay no llega a este porcentaje.

Paraguay es uno de los países con menor representación de mujeres en el Congreso en Latinoamérica y el Caribe, con apenas un 16,8%, sin registro de avance en las últimas elecciones. A nivel local, las mujeres intendentas representan apenas el 10%, y el porcentaje de mujeres en las Juntas Municipales se mantiene en un 20% desde hace tres periodos.

El proyecto de Ley de Paridad Democrática fue presentado el 8 de marzo del 2016 al Congreso Nacional. Se unieron referentas de todos los partidos políticos de manera transversal para impulsar la propuesta. Tuvo media sanción en el Senado, y luego en la Cámara Baja, hubo modificaciones que cambiaron la esencia de la iniciativa reduciéndola a la capacitación y formación de las mujeres en los partidos políticos. 

Con los 23 votos requeridos, este jueves 6 de septiembre la Cámara de Senadores ratificó su versión de la ley de paridad aprobada en marzo pasado. Por eso el proyecto ahora vuelve a la Cámara de Diputadxs y puede convertirse en ley. 

Desde 1996 el Código Electoral establece una cuota mínima del 20 por ciento a favor de las mujeres, sin embargo hasta hoy su presencia en la instancia del poder político del Paraguay no llega a este porcentaje.


Desde 1996 el Código Electoral de Paraguay establece una cuota mínima del 20 por ciento a favor de las mujeres, sin embargo hasta hoy su presencia en la instancia del poder político del Paraguay no llega a este porcentaje.

Hasta el momento, en América Latina y el Caribe, 17 países han aprobado leyes de cuotas de algún tipo y 6 incluyen la paridad en Congresos, Cámaras de Diputados y/o Senadores y/o Asambleas Legislativas Nacionales (Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México, Nicaragua). Y en el caso de Panamá hay ley de paridad que rige para las elecciones internas de partidos políticos y primarias.

Para junio de 2016, según ONU Mujeres, solo dos países en el mundo tienen un 50 por ciento o más de mujeres en el Parlamento, ya sea en cámara individual o baja: Ruanda con el 63,8 por ciento y Bolivia con el 53,1 por ciento. En la performance paritaria a nivel regional, atrás de Bolivia están Cuba con el 48, 9% y México con 42,4%.