Por: Fotos: Gala Abramovich

Hay 8 proyectos en juego relacionados al mismo tema. La mañana estuvo dedicada a los apoyos al texto presentado por la Campaña, que hasta el momento tiene 72 firmas que lo respaldan para que se convierta en ley. Durante casi 4 horas se escucharon sólidos argumentos, una batería de datos, estadísticas y jurisprudencia a favor de que las niñas, adolescentes mujeres y personas gestantes dejen de morir por abortos inseguros, dejen de ser criminalizadas y sus derechos sexuales y reproductivos se cumplan. Es decir: voces a favor de la despenalización y legalización del aborto.

Cuando la memorable Dora Coledesky armó la Comisión por el Derecho al Aborto (CDA) allá por 1988, las integrantes apenas llegaban a ser una decena. Este martes 10 de abril desde las 9 de la mañana hasta que el sol comenzó a esconderse detrás de los edificios del centro porteño miles de feministas de todas las edades, generaciones y de las más diversas procedencias enverdecieron las calles de los alrededores del Congreso de la Nación. El triángulo de tela que en Argentina representa la lucha por la despenalización y legalización del aborto podía verse desde cualquier panorámica que se hiciera. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito lo reparte desde hace trece años, como única forma de autogestión y que es la puerta de entrada-para muchas-al feminismo. Las concentraciones verdes tan potentes como compactas se replicaron a nivel federal en distintos puntos del país en forma de “Pañuelazos” que siguieron con atención lo que iba pasando adentro del Congreso. El feminismo popular organizado supo estar a la altura de una jornada histórica: el primer plenario de comisiones en la Cámara de Diputadxs por la legalización y despenalización del aborto. Jornada que es la consecuencia de décadas y décadas de tracción activista, creativa, perseverante y tenaz para lograr que las mujeres y personas gestantes sean soberanas sobre sus propios cuerpos.

Después de siete presentaciones del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) de la Campaña nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito que no pasaban la barrera de la plenaria de comisiones; por primera vez el camino hacia la discusión en el recinto comenzó a abrirse. Mientras afuera las calles eran una celebración revoltosa; en una de las salas del anexo del parlamento los diputados y diputadas, en el marco de la solemnidad institucional, comenzaron a escuchar a lxs expositores en la primera jornada de audiencias públicas en torno a la temática. El diputado del PRO, Daniel Lipovetzky, fue el anfitrión y principal guionista de la plenaria puertas adentro, como presidente de la Comisión de Legislación General, la comisión cabecera de las cuatro que deben dar dictamen para que la propuesta llegue al recinto. Familia, Salud y Legislación Penal completan el resto.

Hay 8 proyectos en juego relacionados al mismo tema. La mañana estuvo dedicada a los apoyos al texto presentado por la Campaña, que hasta el momento tiene 72 firmas que lo respaldan para que se convierta en ley. Durante casi 4 horas se escucharon sólidos argumentos, una batería de datos, estadísticas y jurisprudencia a favor de que las niñas, adolescentes mujeres y personas gestantes dejen de morir por abortos inseguros, dejen de ser criminalizadas y sus derechos sexuales y reproductivos se cumplan. Es decir: voces a favor de la despenalización y legalización del aborto.

Hay 8 proyectos en juego relacionados al mismo tema. La mañana estuvo dedicada a los apoyos al texto presentado por la Campaña, que hasta el momento tiene 72 firmas que lo respaldan para que se convierta en ley. Durante casi 4 horas se escucharon sólidos argumentos, una batería de datos, estadísticas y jurisprudencia a favor de que las niñas, adolescentes mujeres y personas gestantes dejen de morir por abortos inseguros, dejen de ser criminalizadas y sus derechos sexuales y reproductivos se cumplan. Es decir: voces a favor de la despenalización y legalización del aborto.

Por la tarde, fue el turno de quienes se expresan en contra de que las mujeres y personas gestantes puedan decidir sobre sus propios cuerpos con autonomía. Los argumentos y los datos que se escucharon fueron menos. Sin embargo, hubo lugar para las opiniones y las experiencias personales. Muchxs de lxs expositores que hablaron también se habían expresado en contra del proyecto de ley de matrimonio igualitario.

En total, fueron 32 intervenciones, divididas en dos partes iguales entre mañana y tarde. Cada unx de lxs oradorxs tenían 7 minutos para hablar. Además de las exposiciones hubo lugar para las preguntas de lxs diputadxs y sus correspondientes respuestas.

El Congreso escuchó a las feministas

Los feminismos tienen una larga data y una genealogía en Argentina y, quizás, por ello una de las voces que más emocionaron a la audiencia entera fue la de la abogada y especializada en Derecho de Familia, Nelly “Pila” Minyersky. “Hago una llamado a lxs legisladorxs para que pasen a la historia. Se están violando derechos fundamentales de la mitad de la población”, pidió desde el atril la mujer de 89 años. “Con mi larga edad peleé por divorcio vincular y el ejercicio conjunto de la patria potestad. Los derechos que amplían posibilidades para las personas, son salud para la población. Les ruego que hagan realidad esta ley”, expuso antes de volver a su lugar con el apoyo de un bastón.

Minyersky fue la sexta en hablar. Antes de ella, la responsable de abrir la jornada de intercambios fue la abogada Paola Bergallo, que además de mirada jurídica aportó datos.  “En los últimos 8 años, en CABA, hubo 22 condenas a mujeres por abortar. Hay una clara voluntad de criminalizar a las mujeres”. “¿Vamos a seguir utilizando el sistema penal para restringir los derechos de las mujeres?”, preguntó a lxs presentes. En segundo lugar, en apoyo el proyecto de la Campaña habló el abogado Andrés Gil Dominguez. “Desde el punto de vista convencional tampoco hay algún impedimento, por el contrario hay recomendaciones al Estado argentino sobre despenalizar, por ejemplo el Comité de los Derechos del Niño”, explicó. “Transformar el dolor en derechos, de eso se trata ser legislador. Está en ustedes hacer eso”, instó a lxs legisladores.

Las voces de las feministas fueron las intervenciones más aplaudidas y celebradas. Marta Alanis, de Católicas por el Derecho a Decidir, comenzó con la declaración que desarma el nudo argumental que une la oposición al aborto con la religión: “Estamos a favor de la legalización porque las mujeres católicas también abortamos”. Cuando fue el momento de las preguntas, la consultaron sobre la posición de la “iglesia”, entre otras cosas. En la Iglesia hay pluralidad de voces con respecto al derecho al aborto, pero la jerarquía no lo dice. “Sería importante que los diputados escuchen otras voces que no vengan de esa jerarquía”, dijo Alanis.

La médica e investigadora del CONICET, Mariana Romero, fue la cuarta oradora y en su exposición aportó un número que da cuenta de cómo la situación actual respecto al aborto se traduce en muertes evitables, femicidios de Estado: 3030 son las mujeres que murieron por abortos inseguros desde el regreso de la democracia hasta ahora.

El jurista Marcelo Alegre puntualizó: “La iglesia no puede seguir pretendiendo regular la vida de las mujeres”. Por su parte, Gastón Chillier, Director Ejecutivo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) sumí datos y citas a tratados internacionales. “El argumento que el embrión es persona y es sujeto de derechos humanos no tiene sustento en el sistema internacional de derechos Humanos”, señaló. Y se dirigió a lxs diputadxs: “el Congreso tiene la oportunidad histórica de subsanar y reparar la desigualdad con los derechos de la mujer”.

A su turno, el secretario de Salud Pública de Rosario Leonardo Caruana compartió parte de la experiencia rosarina en relación al aborto con pastillas y seguro. Desde 2012 la ciudad santafesina no contabiliza muertes por abortos inseguros como consecuencia del acceso a anticonceptivos y el acceso a abortos seguros como parte de una política pública de salud integral.“No es separable lo que pensamos de la producción pública de medicamentos, del misoprostol con la perspectiva de género”, señaló.

Uno de los momentos más esperados por la mayoría de lxs periodistxs que estaban haciendo coberturas en la sala fue la exposición de las actrices Verónica Llinás, Griselda Siciliani y Carla Peterson. Los ruidos de los flashes fueron in crescendo cuando se acercaron al atril. Las artistas leyeron la carta que presentaron ante lxs diputadxs y que firmaron como acción colectiva con más de 400 actrices argentinas. “El aborto existe y mantenerlo en la clandestinidad no es la solución”, planteó Llinás.

La psicoanalista Martha Rosenberg, activista de Campaña dijo en el momento de su intervención: “Hay mujeres que abortan embriones que han deseado, Las mujeres no decidimos solo en base al deseo sino por las condiciones que consideramos necesarias para criar a un hijo”.

Otra de las feministas más celebradas fue la socióloga e historiadora Dora Barrancos que hizo un recorrido sobre la transición demográfica en Argentina y en ese relato enumeró técnicas anticonceptivas en el país. La experta habló del ejercicio del derecho al placer, como derecho negado a mujeres, lesbianas, travestis y trans. “El disfrute sexual es un derecho de las mujeres que debe ser separado de la reproducción”, dijo. “Insisto en sostener el aborto, su despenalización como una contribución para la vida de las menos protegidas y lo hago igual enfáticamente en nombre de nuestros derechos fundamentales. El embarazo no puede convertirse en una fatalidad”, señaló Barrancos.

El picante de la jornada lo puso el periodista Luis Novaresio, uno de los nombres más llamativos en la lista de expositores a favor del aborto legal, seguro y gratuito de la primera jornada. Desde una perspectiva filosófica y jurídica habló, sin leer un discurso, del comienzo de la vida como una interpretación cultural. Pero la exposición concentró la atención de todxs y tensionó la atmósfera cordial cuando apuntó a lxs diputados que se oponen a la despenalización y legalización. En particular nombró tres veces a la diputada Carmen Polledo, presidenta de la Comisión de Salud, que ya anticipó su postura en contra del aborto. “Carmen, no puede dejar que las mujeres se sigan muriendo. No puede imponerle al resto de las mujeres una posición ideológica. No puede seguir favoreciendo que las mujeres ricas accedan al Misoprostol y las pobres a la rama del perejil. No puede obligar a los que pensamos distinto a vivir en un sistema teocrático”, le dijo el periodista. Polledo le respondió con una comparación absurda, contra los derechos sexuales y reproductivos de las niñas y hasta clasista: “¿Sabe que una nena que 13 años que no está autorizada ni para comprar una cerveza va a poder abortar sin autorización de los padres?”.

Sandra Vázquez, ginecóloga del Hospital Argerich y directora de la Fundación para la Salud Adolescente, habló sobre la doble moral de algunxs de sus colegas que durante el día en el hospital se declaran objetores de conciencia pero que, por la tarde, realizan abortos en consultorios privados. También dijo: “Hay un monopolio de un laboratorio en la Argentina sobre el misoprostol y el Estado está gastando fortunas”. Susana Chiarotti Boero, representante de Argentina ante el Comité de Expertas de la OEA, y el profesor en derecho Martin Böhmer completaron la primera partida de expositores a favor del proyecto.

El momento de los anti-derechos: delirios, comparaciones imposibles y fotos de fetos

Después de un receso, a las 14.30 hs. se retomaron las audiencias con las voces en contra de la despenalización y legalización. Las intervenciones tuvieron momentos de paso de comedia, de stand up y hasta la exposición de un álbum de fotos desde la infancia hasta la actualidad de Diego Montes de Oca que habló canchero con un estilo youtuber, pidió que lxs diputadxs se sentaran a escucharlo y pronunció bebé con acento en la primera e. Afuera, un grupo pequeño de anti-derechos se movilizó desplegando humo de color rojo mientras hablaban quienes lxs representan en su postura.

La primera en hablar fue la doctora en Ciencias Jurídicas de la UCA, Úrsula Basset, que trazó una línea argumental a favor de las maternidades forzadas: “el embarazo producto de violación frenó los abusos”.  “La niña del caso FAL se salvó de seguir siendo abusada gracias a su embarazo. Reflexionemos y no hagamos leyes cómplices del abuso”, insistió.

Cuando fue su turno Oscar Botta, director de la ONG ProFamilia, dijo que iba a hablar de las implicancias geopolíticas del “crimen” del aborto. Entre lxs periodistas que estaban cubriendo hubo risas. “Los violadores, los narcos y los estafadores quedan libres; con el crimen del aborto a los únicos a quienes se les aplicará la pena de muerte es a los niños no nacidos”, dijo.

Rodolfo Barra, ex juez de la Corte Suprema del menemato, también fue uno de los oradores con argumentos anti derechos.
El abogado de Nicolas Laferriere hizo una afirmación tan estridente como falsa: “El aborto libre conduce a la eliminación sistemática de personas con discapacidad”.

Cristina Miguens, de la revista Sophia, se declaró “feminista de la primera hora” y dijo equiparó al aborto con el Holocausto. En la misma línea de comparaciones imposibles Ernesto Beruti, jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Austral, habló de las muertes por accidentes de tránsito de mujeres y las muertes por aborto minimizando a las segundas. También minimizó la última cifra de fallecimientos por abortos inseguros que data de 2016 y señala un número de 43 muertes.

Entre las posiciones delirantes, las comparaciones insólitas, las fotos de fetos, los álbumes de fotos personales y las secuencias argumentativas del orden del realismo mágico, pudieron escucharse algunos matices en las intervenciones de lxs anti-derechos. Por ejemplo, al momento de las preguntas, Montes de Oca dijo que “a la mujer que aborta no hay que penalizarla. Es una víctima”. Ante una pregunta de la diputada Mayra Mendoza, el obispo villero Gustavo Carrara respondió en la misma línea. Dijo que la mujer que aborta no debe ir presa.

Completaron las delirantes intervenciones anti-derechos: María Angélica Gelli, abogada especialista en Sociología Jurídica; Alberto Bianchi, abogado constitucionalista; Raquel Graciela Bolton, médica experta en bioética; Alejandra Planker, profesora de filosofía y asesora técnica del Instituto para el Matrimonio y la Familia de la UCA; Jorge Aquino, director del Laboratorio de Biología del Desarrollo del Hospital Austral; Alejandro Rodríguez; Mónica del Río, directora del portal Notividay Verónica Porcelli, autodenominada militante “pro vida”.

El jueves a las 9.30 hs. continúan las audiencias con aquellas personas que aún no pudieron exponer. Se estiman que van a desfilar por el atril alrededor de 600 oradores y que estas audiencias seguirán hasta junio. Para algunas de las legisladoras y referentas de partidos o bloques, esta primera jornada estuvo falta de discusión política. “Falta rock”, dijo una legisladora de izquierda en los pasillos. Restan todavía, muchas jornadas.

Afuera la Campaña sostuvo un masivo festival artístistico y cultural durante todo el día con un escenario frente al anexo del Congreso donde pasaron bandas, distintas referentas del activismo, las actrices marcharon desde MU y leyeron en el acto la carta que presentaron ante lxs diputadxs y ya supera las 400 firmas, las trabajadoras de prensa también leyeron y luego armaron una foto colectiva en las escalinatas del parlamento. A las 18 hs. estaba pautado para las 18 hs. pero casi que se extendió durante toda la jornada.

Las históricas feministas, las pioneras que vienen luchando por la legalización y despenalización desde antes que las protestas convocadas por mujeres, lesbianas, travestis y trans sean masivas repiten la palabra “esperanza” y “momento histórico” cuando se las consulta. Con las miles que se movilizaron este martes en todo el país, no hay dudas futuro es verde aborto legal.