Julia está sumergida y se queda sin aire. Julia se hunde. Julia patalea y, al fin, después de pelear consigo misma, logra salir a la superficie. Esa mujer de 30 años, protagonizada por la actriz argentina María Canale, está en Uruguay. Levanta la cabeza fuera del agua y frunce el ceño. Está compungida. Levemente alterada. Hace unos minutos descubrió que está embarazada sin haberlo planificado, en el medio de una separación.

Respirar no es una película sobre la posibilidad de realizar un aborto, aunque estrenada en la Argentina en el medio del debate sobre la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo toda su trama parece orbitar en torno a ese nudo narrativo.

Julia reside en Uruguay y decide hacerse un aborto. El guión de la película lo escribieron dos varones, el director Javier Palleiro y Guillermo Rocamora, una dupla creativa que ya trabajó en la película Solo. “Por mis manos pasaron varias versiones del guión, fue muy trabajado y todas nuestras opiniones fueron escuchadas. Javier se entrevistó con mujeres que atravesaron un aborto en Uruguay y todos los médicxs, enfermerxs y asistentxs sociales son trabajadorxs reales, porque querían ser rigurosos con las cuestiones técnicas”, cuenta la actriz María Canale desde Uruguay, en la previa del estreno en Montevideo.

 

El papel que le toca encarnar es un protagónico en primerísimo primer plano. A Julia la vemos deambular en el borde de la inestabilidad emocional. Se acaba de separar de su pareja -Esteban Bigliardi-, está por perder su casa, no tiene trabajo, no tiene profesión, no quiere maternar y está embarazada. Lo único que tiene es a su padre -César Bordón-, que intenta apuntalarla como si fuera un árbol quebradizo.

Ella está en el medio de una tormenta y no logra salir del agua. Sin embargo, el sistema de salud pública de Uruguay aparece como un marco de contención frente a su desconcierto. “El tema está abordado desde un lugar narrativo muy naturalizado, cómo ella decide interrumpir su embarazo, cómo son las circunstancias de esa decisión, cómo lleva adelante las consultas, y cómo es ese proceso en un país donde es legal. Julia está en un momento de mucho desequilibrio, interrumpir el embarazo es la decisión más adulta que tiene el personaje, todo lo demás se basa en impulsos”, dice María.

 

 

La representación del papel de Julia, cuenta la actriz protagónica, implicó un trabajo corporal que consistía en un gesto en el ceño y uno en la boca, de falta de aire, de imposibilidad de respirar. Desde lo emocional demandaba otro compromiso actoral porque el personaje está lidiando con el cansancio repentino que se le impone a un cuerpo gestante en el primer trimestre de embarazo. A eso se le suma el estado particular de estar en el borde emocional de las cosas, María cuenta lo mucho que discutieron sobre ese concepto: el borde de cordura/locura que se apodera de las personas ante situaciones para las que no están preparadas.

En la Avant Premiere de Respirar en el Espacio INCAA Sala Gaumont, María Canale se puso el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y leyó la carta que las actrices argentinas elevaron al Congreso para que se sancione la ley.

Respirar es la historia de una mujer que intenta abortar en la legalidad. Y el cine tiene una responsabilidad en contar estas historias. María lo dice: “Aún las series de televisión y la películas mainstream no van a hablar de este tema porque hay mucha hipocresía al respecto, es trabajo del cine independiente retratar el aborto”.


Respirar se proyecta en:

BUENOS AIRES:
Cine Gaumont Espacio INCAA Km0: 15.45 y 22.50 hs.

ENTRE RÍOS:
Cine Teatro Victoria: De viernes a domingo, 20.30 hs.

CÓRDOBA:
Cine Teatro Rivadavia / Unquillo: Sábado y domingo, 22 hs.

TUCUMÁN:
Espacio INCAA Mercosur Cine Teatro Sociedad Española / Tafí Viejo: Sábado y domingo, 20 hs.

SANTA CRUZ:
Sala José Fernández / Caleta Olivia: Lunes a miércoles, 20 hs.

RÍO NEGRO:
Círculo Italiano / Villa Regina: Viernes, sábado, martes y miércoles, 21 hs.

 

Trailer