En las redes y los medios masivos se comenta que el país se para, que se divide en dos, que “a matar o morir”, que es algo histórico, que nunca jamás ocurrió, que es la final que el mundo quería ver, que si público visitante sí o no, que el horario se ajuste a los tiempos europeos, que el árbitro tendrá tremenda responsabilidad, que la literatura esperaba un momento así, que las promesas que hay que cumplir…

Lejos de la final de la Copa Libertadores entre Boca y River, y más acá en el tiempo, el fútbol de las pibas tiene también un momento histórico: el jueves 8 de noviembre, las jugadoras de la Selección nacional se juegan su pase al mundial de Francia 2019 contra Panamá.  Este será el segundo repechaje que juega el equipo nacional de fútbol en la historia de los mundiales de la FIFA; el primero fue en 1998 cuando finalmente clasificó la selección mexicana después de derrotar al equipo argentino por 6 a 3 en el global.

La cancha de Güemes de la Villa 31 donde entrena La Nuestra es el escenario donde pibas de distintos equipos y organizaciones de la Ciudad de Buenos Aires se juntan por la tarde del jueves a pintar la bandera de la Coordinadora Sin Fronteras de Fútbol Feminista, que nació del taller de fútbol del Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans en Trelew. La coordinadora la conforman organizaciones, colectivos, escuelas y equipos de todo el país. Los colores que priman son el verde y el violeta, sobre una tela de varios metros que llevarán una semana después a la cancha de Arsenal para acompañar a las jugadoras del equipo argentino.

A 700 kilómetros de la cancha de la 31, las pibas de Abriendo la Cancha también se reúnen. Volvieron de Trelew pensando en cómo se organizarían para llegar hasta el estadio en la localidad de Sarandí. La economía aprieta. Hacen cuentas, consiguen un micro, lo llenan. Algunas dudan por la guita, por tomarse días laborales. “Si era el viernes, cerraba más”, dicen. Es que los primeros rumores oficiales indicaban que el partido se jugaría el 9 y en la cancha de Platense en Vicente López. Pero a menos de dos semanas de disputarse el repechaje, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció que ese estadio no estaba habilitado por FIFA y que el encuentro sería el jueves. Hubo que re-organizar agendas. Tal como en Buenos Aires, en Córdoba, las pibas también pintan una bandera con el nombre de su provincia para que flamee colgada en el alambrado. Preparan redoblantes, bombo y platillo, globos, papel picado y cuentan que ya tienen listos los pañuelos verdes para sumarse al pañuelazo. Es que desde el colectivo Feminista Mundial, en Buenos Aires, también se sumaron a la convocatoria agitando para que las tribunas se conviertan en una marea verde  al grito de aborto legal, seguro y gratuito.

 

#SomosMuchasMás

A casi una semana del partido, la AFA anunció desde su página oficial que estaba disponible la reserva de las entradas a través del sistema online. Al mismo tiempo, informó que los tickets se podrían retirar hasta cinco por persona pero de forma presencial el martes 6 de 10 a 18, dos días antes del partido, en la misma cancha. Y aunque las organizaciones y clubes de fútbol amateur celebraron la decisión de la AFA de que las entradas sean gratuitas para poder garantizar mayor accesibilidad al encuentro, también hicieron saber su disconformidad con el sistema propuesto por el organismo. Ante esta situación, la Coordinadora Sin Fronteras de Fútbol Feminista escribió un comunicado, que circuló por las redes sociales, donde afirma: “Consideramos que el accionar de la AFA, en lugar de facilitar y agilizar la participación efectiva de muchas organizaciones que promovemos y militamos el fútbol femenino, entorpece y hasta imposibilita el crecimiento y desarrollo de un fútbol inclusivo por el cual apostamos día a día. Según los números que manejamos, la AFA dispuso más de 15.000 entradas en su sitio web para reservar de manera online y gratuita. Este número no contempla las entradas asignadas a clubes pertenecientes a la asociación, así como tampoco invitaciones protocolares. El no disponer anticipadamente de entradas, así como la necesidad de retirarlas de forma presencial el martes 6 por la localidad de Sarandí, representa un acto burocrático que deja afuera a muchas de nosotras, sobre todo a quienes viajamos desde distintos puntos del país para alentar a las pibas. #SomosMuchasMás. Queremos alentarlas”.

El hashtag #SomosMuchasMás utilizado en el comunicado retoma aquella frase que habían difundido las jugadoras de la Selección después del partido contra Colombia en la Copa América en abril de este año, cuando señalaron que no eran once ni veintidós sino muchas más las pibas que juegan al fútbol en el país y que reclaman visibilización de la práctica deportiva y mejoras en las condiciones en que se desarrolla. Hoy el #SomosMuchasMás toma fuerza y también hace referencia a la cantidad de pibas con ganas de ir a verlas jugar, muchas más de las populares que puso a disponibilidad la AFA en la página web.

“Vamos a ser muchas, vamos a llenar la cancha, vamos a seguir peleando por la visibilización de las pibas. Este partido va a ser una fiesta y también será un momento de reclamos”, afirma Kenny de Abriendo La Cancha. Para Florencia Bracco, su compañera del colectivo de fútbol feminista “esta actividad es la primera que se va a concretar desde la Coordinadora de Fútbol Feminista, que es el sueño de todas y lo que dispara es sentirnos parte de una manada gigante de futbol feminista que ya estaba andando pero que nos articula”.

 

La hora de alentarlas

 

Las jugadoras de la Selección hace días y días que suben en sus redes sociales fotos, flyers, videos con la cuenta regresiva hasta el partido para promover y agitar el encuentro entre sus seguidores. Belén Potassa, la número 9 del equipo nacional hasta armó una fotonovela con sus compañeras para difundir el día, el horario y la sede. Pero el repechaje ganó unos centímetros en los medios masivos después de que sobre todo Lionel Messi, pero también Nicolás Otamendi, Gabriel Mercado y Nicolás Tagliafico, futbolistas de la selección masculina de fútbol, compartieran en sus redes el flyer de la AFA que invita a alentar a las jugadoras. “La AFA somos todos. Es la hora de alentarlas”, dicen desde la pieza gráfica que también compartió el presidente de la asociación Claudio ‘Chiqui’ Tapia. Por su parte, el Kun Agüero decidió no poner el flyer y en su lugar filmó un video que subió a Instagram promoviendo el partido de las pibas. En los partidos del domingo de fútbol masculino también salió a la cancha la gigantografía que invita a ver a las jugadoras el jueves. Algunas futbolistas celebraron la estrategia de comunicación que incluyó a la máxima figura del fútbol masculino mundial, otras se preguntan si es necesario todavía recurrir a los varones para legitimar un partido de las pibas. Reflexiones, miradas y debates que circulan para seguir pensando el fútbol feminista mientras las pibas de organizaciones, colectivos y clubes van preparándose para llegar en caravana a la cancha. Algunas como La Nuestra saldrán desde Retiro en micro, La Norita Fútbol Club también prepara otro, Feminista Mundial convoca a juntarse en Constitución para ir juntxs en tren, desde Rosario y Córdoba llegarán en bondi.

 

Pedir entradas en manada, organizar para ir a buscarlas, distribuir el sobrante y todas las que faltan, armar canciones que dejen al patriarcado afuera de las tribunas son parte de la organización previa al partido. En tiempo y espacio paralelo, las jugadoras también se alistan, en su caso, en el predio de Ezeiza. La familia de Valentina Cámara será parte del micro que llegará desde Córdoba. La jugadora de UAI Urquiza es una de las 23 que fueron seleccionadas por el director técnico Carlos Borrello para estar presente en el partido frente a Panamá. “Nos estamos preparando con mucho entusiasmo y expectativa. Estamos muy ansiosas porque llegue el día, por obtener un buen resultado, y porque se den las cosas como queremos. Estamos muy metidas, pensamos mucho en el rival, lo estudiamos, lo analizamos constantemente. Es un partido clave con rival definido, tenemos claro eso”, dice la rionegrina, que antes de ser futbolista jugaba al basquet. Además, la mediocampista, que se radicó en Córdoba a los 17 años dice: “Lo que se va a vivir ese día será algo histórico, hace mucho que el fútbol femenino de argentina no tiene un momento de hacerse visible, la oportunidad de que muchas personas vayan a alentarnos, un escenario para sentir el apoyo de un país, de seguro será una noche increíble. Y estoy segura que podemos estar llenas de ideas sobre ese día, pero lo que se vivirá cubrirá más expectativas de las que se puede tener”.

Argentina – Panamá. Partido de ida.

Jueves 8 de noviembre. 19 horas

Televisa: TyC Sports