La premisa es sencilla: de la primera convocatoria por “Ni Una Menos” a esta parte la violencia machista como problemática social profunda se ha visibilizado y puesto en la agenda pública de forma irreversible. Pero el Estado no ha tomado la agenda de este movimiento y sus políticas públicas sobre el tema están muy por debajo de los reclamos y necesidades reales de las mujeres. Por eso, una caravana nocturna feminista saldrá este viernes a las 20 hs. desde Plaza Dorrego y reclamará más políticas públicas para combatir las violencias machistas ante la Dirección General de la Mujer.

La iniciativa se inspira en una acción similar que realizaron en Rosario colectivos feministas. Majo Gerez, referente del movimiento de mujeres de esa localidad, había asegurado a Rosario/12 entonces: “Cuando pensamos una ciudad en donde las mujeres podamos vivir libres, la noche es ese momento en el que más inseguras nos sentimos. Por eso impulsamos esta caravana, para mostrarle a los y las rosarinos/as que nosotras movemos la ciudad pero necesitamos que la ciudad se mueva para nosotras”.

Así lo entiende, como tantas otras, Victoria Freire, socióloga, referente feminista y precandidata a legisladora por Ahora Buenos Aires en Unidad Porteña. “Vivimos en una Ciudad con legislación muy progresista en materia de géneros y con muchos recursos pero profundamente desigual, donde mujeres, trans y travestis no caminamos seguras por las calles”, sostuvo en diálogo con LatFem. “Vivimos distintas situaciones de violencia y hasta a veces naturalizamos tener que avisarnos cuando llegamos a casa y tener que cuidarnos entre nosotras”, agregó.

La convocatoria a una caravana noctuna que partirá desde Plaza Dorrego (San Telmo) y se dirigirá a la Dirección General de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires: “Para poder demostrarnos que juntas podemos, que juntas nos protegemos ante un Estado que vacía las políticas públicas que deberían estar destinadas a cuidarnos”. “Queremos vivir en una ciudad libre de violencias”, concluye.

Entre las demandas se encuentra la ejecución de acciones de prevención y campañas de sensibilización, lo que implica garantizar el acceso a la información sobre los recursos existentes en la ciudad y la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos.

Ante el incumplimiento de la ley 5466 que obliga al Estado a construir un Centro Integral de la Mujer por comuna, exigen la “real territorialización de todos los dispositivos de atención: CIMs y oficinas de asistencia y asesoramiento en todos los barrios para un mejor acceso y descentralización de la atención”.

También exigen la creación de juzgados y patrocinios legales gratuitos específicos con profesionales formados en perspectiva de géneros y derechos humanos y capacitación y sensibilización para el personal de salud para detectar situaciones de violencia y poder derivar a las instituciones adecuadas.

La propuesta apunta a su vez al desarrollo de políticas integrales que garanticen el acceso a todos los derechos “disminuyendo las situaciones de vulnerabilidad y desigualdad que son soporte de las violencias de género”. Subsidios para el acceso a la vivienda, licencias por violencia de género, acceso a la salud pública integral y con perspectiva de género, cupo laboral trans, por ejemplo.

Para concluir, remarcan la importancia de dotar a las dependencias encargadas de la aplicación de la legislación vigente del presupuesto necesario y de que esos recursos sean implementados desde el Estado y no de forma tercerizada en el sector privado y de ONGs.