Por: Fotos: María Tatumba

Nada es mejor para este momento que conectarse con las propias fantasías auto-reprimidas, hacernos cargo de que todos tenemos un lado enroscado, laberintico y morboso.

El planeta de la atracción, la belleza y el arte, llegó a Escorpio. Venus llegó a esta constelación el 7 de noviembre y se va a quedar ahí hasta el 1 de diciembre, la energía disponible es intimidante pero también muy atrayente.

Si se trata de arquetipos, Venus representa la energía femenina en todos lxs seres. Es la capacidad de apertura, recepción, atracción, valentía y plasticidad: de dejarse penetrar por la pulsión promotora.

Venus es, sin dudas, la fuerza que nos empuja a ser atractivxs. Cada una de nosotrxs, tiene un venus natal y esto refiere a la ubicación de Venus en el momento de nuestro nacimiento. Hoy Venus está en Escorpio y eso genera una energía disponible general, que a cada unx afectará de diferentes modos según la ubicación de Escorpio en su carta natal. Quienes nazcan en este período, tendrán Venus en Escorpio natal.

Escorpio es transformación: se destruye y reconstruye pero no se conforma. Atraviesa la crisis con intensidad, con pasión y compromiso para ser mejor que antes. Se retroalimenta del poder de superarse a sí mismx. Escorpio es pura intensidad, a veces dramática, a veces pasional; pero siempre muy comprometida y leal.

Venus en Escorpio es una guerrera, una dragona, una bruja. Sí: una mujer que libera potencias con autodeterminación, que no le teme al drama, a la angustia, a la crisis, los obstáculos, a la sexualidad ni a su poder transformador.

Nada es mejor para este momento que conectarse con las propias fantasías auto-reprimidas, hacernos cargo de que todos tenemos un lado enroscado, laberintico y morboso.

Nada es mejor para este momento que conectarse con las propias fantasías auto-reprimidas, hacernos cargo de que todos tenemos un lado oculto: enroscado y laberintico.

Escorpio es todo o nada. Escorpio es abrazar el dolor para transformarlo y liberarme. Carl Jung decía: “El conocimiento de la propia oscuridad es el mejor método para hacerle frente a las tinieblas de las otras personas”.  Agrego: y tener así un vínculo sincero, intenso y transformador. Esa es la oportunidad más importante que nos da esta ubicación planetaria.

Es un desafío para muchxs de nosotrxs ya que nuestra sociedad, fuertemente polarizada con la energía marciana, nos ha educado para que creamos que Venus es energía pasiva, blanda, débil; pero no hay nada de pasivo en Venus. Atraer es mucho más vital y sorprendente que promover. Y aunque Venus se le atribuya a las mujeres; todxs tenemos Venus y Marte y no existe jerarquía entre ellos.

Por otra parte, la propuesta escorpiana nos invita a romper con algunos patrones donde nos quiere cajonear la sociedad patriarcal. Hemos sido educadxs para no relacionarnos con nuestro deseo propio. Pocas de nosotrxs somos conscientes del increíble poder transformador que tenemos.

Pocas de nosotrxs podemos hacernos cargo de nuestra pulsión sexual, poderosa e intensa. Esta es una hermosa invitación a sentir con todo, a trascender resistencias propias y ajenas, a sacar a flote todo lo tabú, a entregarse a la fusión con el otrx para transformarme y transformar el vínculo. Para sanarnos.
Cargadas de valentía, atravesamos nuestrxs propios miedos, liberamos potencias desde lo más profundo del corazón hasta llegar a todas las demás.

 

*Alina Ramos Madero es la responsable de las Astromeriendas
Brinda cursos de iniciación a la astrología de 8 clases, con mate y cosas ricas para comer. También hace cartas, revoluciones solares, sinastrías, tránsitos planetarios y consultas en general.