Por: Fotos: Gala Abramovich

Buenas tardes a todxs

Mi nombre es Gabriela Guerreros, soy Pastora Pentecostal. Agradezco poder compartir esta jornada con ustedes, y a la vez traer nuestra voz, como parte de la Comisión Política de la Iglesia Dimensión de Fe (CPI).

Quisiera antes que nada hacer presente através de mi voz a cuatro personas que ya no están entre nosotras, pero nos han dejado su testimonio de vida y compromiso militante. Para nosotras fueron hermanas, compañeras y camaradas, todavía las lloramos, las extrañamos y sin dudas estarían acá o afuera orgullosas y organizadas con esa rebeldía que las caracterizaba ante un hecho histórico como lo es el debate por la Despenalización y la Legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

  • Fanny Edelman, militante por la paz mundial, militande de la  Union de Mujeres de la Argentina(UMA), Co- Fundadora del Encuentro Nacional de Mujeres, feminista y comunista, integrante del primer proyecto de Ley por el Aborto Legal Seguro Y Gatuito.
  • Veronica Marzano, quien nos decía: “Soy lesbiana, peronista y vengo a hablarles de aborto”; integrante del colectivo de lesbianas y feminista por la descriminalización del aborto, Fundadora de la línea gratuita “Mas información Menos riesgos”.
  • Amancay Diana Sacayán, militante travesti por los Derechos Humanos, impulsora de la Ley de Identidad de Genero y de la Ley de Cupo Laboral Travesti Trans.
  • Lohana Berkins, activista travesti, católica, feminista y comunista, referente mundial de los derechos humanos e impulsora y una de las autoras de la bella Ley de Identidad de Género que tenemos.

Los abortos clandestinos siguen siendo la causa principal de muerte de las personas gestantes (mujeres, lesbiana y varones trans) en la Argentina. Esta realidad nos toca de cerca, ya que la mayoría de las comunidades pentecostales históricamente han hecho base en los sectores mas pobres y olvidados de nuestra sociedad, creemos que la despenalización y legalización del aborto tiene que ver con la ampliación de derechos y aportaría al respeto y la libertad de los cuerpos gestantes.

Interpretamos al Pentecostalismo como un gran movimiento popular. Es obvio que, como en todo Movimiento popular, existe una variedad de corrientes teológicas, y es un hecho que la pulseada ideológica ha sido favorable a sectores reaccionarios y conservadores. ¿Qué nos dice su tradición y dogma? Nos dice, la mujer debe estar y situarse en casa, la mujer debe ser el valuarte de los valores familiares, la mujer debe casarse y tener hijxs, la mujer es el sostén de los hijxs y el marido. La mujer entonces se convirtierte en la virtuosidad casta y casi virginal de un mito.  A nuestro entender, las iglesias o comunidades que aceptan estos dogmas y tradiciones reproducen la espiritualidad del capitalismo y el patriarcado.

Nos despojan de nuestros cuerpos y nuestras decisiones por un mito casi fantástico donde prima la dominación masculina a través de una serie de normas, principios y valores relacionados con la propiedad privada, la iglesia como institución y las funciones del Estado.

Por otro lado, existen también las que velan y preservan sus raíces protestantes y contestatarias, las que desde una teología pentecostal latinoamericana de liberación y feminista construyen poder popular desde la fe y acompañan a los pueblos en el largo camino por su liberación.

Las mujeres son las testigos privilegiadas del fundamento de nuestra fe. Son ellas las que, de manera desafiante y decidida, hacen propio el camino trazado por Jesús: SIN VIDA DIGNA Y JUSTA PARA LAS MUJERES, EL PROYECTO DE JESÚS NO ES POSIBLE. Los relatos bíblicos dan cuenta de que las mujeres son activas protagonistas del movimiento popular de Jesús, comprometidas con la construcción de un mundo nuevo, de una sociedad nueva e igualitaria, en la que el amor es la base de todas las relaciones humanas y ahí es fundamental EL DERECHO A DECIDIR SOBRE NUESTRO CUERPO. La vida abundante es también para nosotras conceptualizar la vida de una manera integral: “Como acción y fundamento del Evangelio”, Jesús proclamó la vida en plenitud para todo ser humano

(Ev. San Juan 10:10) nos dice “YO HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA Y LA TENGAN EN ABUNDANCIA”

Como militantes del Evangelio, como personas de fe y con una identidad pentecostal latinoamericana, defendemos el derecho al aborto legal seguro y gratuito, porque amamos y defendemos la vida en abundancia lo decimos. Nuestros cuerpos son territorio sagrado y en eso nuestra autodeterminación y libertad religiosa. JESUS “promovía la libertad de conciencia” cuando anteponía la vida humana a la ley y tradiciones de la época. La Reforma Protestante del Siglo XVI promulgo desde sus inicios el ejercicio de la libertad de conciencia, y la “no imposición de ninguna autoridad moral o religiosa sobre los creyentes”.

“EL UNICO ABORTO QUE MATA LA VIDA ES EL ABORTO DEL DESEO, Y EL CAPITALISMO ES EL GRAN QUIROFANO SOCIAL”, nos lo dice Rafael Villegas (Psicólogo y Teólogo), hermano y compañero de nuestro camino. Y de eso nosotras sabemos.

Hoy les toca a ustedes, diputadxs, escuchar, discernir, ya que el Estado debe legislar para el bien común, mientras que cada confesión religiosa es responsable de su propia ética y conducta de acuerdo doctrinas y prácticas.

Srxs diputadxs, queremos la aprobación del Aborto Legal Seguro y Gratuito, nos lo deben como Derecho Humano.

Para terminar, queremos traer lo que a nuestro entender ya es una Oración Popular que se ora, se reza, se grita, se proclama en la calle en los templos y con nuestros cuerpos:

“El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos NUNCA MÁS, estamos convencidas de que el motor del cambio es el amor, EL AMOR QUE NOS NEGARON ES NUESTRO IMPULSO PARA CAMBIAR EL MUNDO”.

 

Con las manos en el arado siempre.

ABORTO LEGAL SEGURO Y GRATUITO YA

AMEN.