Este reportaje fue realizado durante el Mediatón #EnResistencia de Chicas Poderosas Argentina, donde 100 mujeres que trabajan en medios se reunieron para crear proyectos colaborativos multimedia, con el apoyo de Google News Initiative. Para ver los otros 12 proyectos creados en la Mediatón, visita este link: http://bit.ly/historiasenresistencia

Hablemos de violencia armada

En Argentina circulan alrededor de 2 millones de armas legales y se estima que el mercado ilegal duplica esa cifra. Según datos del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) el 99% de las armas de fuego se encuentra en manos de varones. 1 de cada 4 femicidios se  produce con estos dispositivos.

La coerción y la amenaza con armas de fuego son una parte no contemplada de la violencia machista que representan una dura realidad para las mujeres víctimas de violencia. Según datos de la línea 144 en el año 2017 el 28% de las mujeres  que se comunicaron por violencia machista alertaron sobre la existencia de armas en sus hogares y en manos de sus agresores.

En el imaginario popular las armas están asociadas con la seguridad ante amenazas “externas” al portador, algo que no podría estar más alejado de la realidad. La mayor proporción de muertes por causa de estos dispositivos se asocian a conflictos interpersonales.

Otro error común es asociar la tenencia de armas de fuego con la ‘prevención y protección frente a la delincuencia’ sin poner en perspectiva las representaciones hegemónicas de la masculinidad asociadas al hombre como ‘proveedor del sustento familiar’ y responsable de la ‘protección del hogar’. Sin embargo, esa figuración del rol del hombre tiene una doble connotación: el poder de ‘proteger’ se convierte también en un poder para ‘dominar’. Los hogares con armas se vu lugares inseguros para sus habitantes ya que las víctimas de violencia de género quintuplican la posibilidades de morir en estas condiciones. Una política de desarme con perspectiva de género resulta fundamental para transitar el camino hacia la erradicación de la violencia machista.

Los días 13 y 14 de julio de 2019 la organización Chicas Poderosas Argentina organizó un Mediatón “En Resistencia” donde se contactaron a 100 comunicadoras mujeres con organizaciones sociales que buscaban visibilizar problemáticas subrepresentadas en los medios. En ese contexto un grupo  de cuatro comunicadoras se contactaron con INECIP para poner en agenda el desarme. Para esto, Rosina Castillo, Paula Balzola, Mariana Lopez y María Fernanda Rezzano bajo la tutoría de María Florencia Alcaraz crearon un video y un juego donde se ponen en cuestión las creencias arraigadas y se aportan soluciones al problema de las armas de fuego a partir de una pregunta: ¿Qué no dejarías entrar a tu casa?

La coerción y la amenaza con armas de fuego son una parte no contemplada de la violencia machista que representan una dura realidad para las mujeres víctimas de violencia. Según datos de la línea 144 en el año 2017 el 28% de las mujeres que se comunicaron por violencia machista alertaron sobre la existencia de armas en sus hogares y en manos de sus agresores.