La Universidad de Buenos Aires será ecofeminista

La fuerza de los feminismos y la lucha en defensa de los territorios llega a la universidad. La carrera de Sociología tendrá la primera materia sobre ecofeminismo de la UBA: “Teoría y praxis de los ecofeminismos. Imaginaciones socio-ecológicas para la postpandemia”. Conversamos con Soledad Fernández Bouzo, socióloga, doctora en Ciencias sociales e investigadora del CONICET en el Instituto Gino Germani, quién estará a cargo de la materia a partir del próximo año. “Es necesario diseñar políticas que construyan vínculos de salud, bienestar y cuidado colectivo en todos los espacios que integramos, incluidos los espacios institucionales de la universidad”, sostuvo.

A partir de 2021, la carrera de Sociología de la UBA contará con la materia optativa “Teoría y praxis de los ecofeminismos. Imaginaciones socio-ecológicas para la postpandemia”. Su docente a cargo, la socióloga y doctora en Ciencias Sociales, Soledad Fernández Bouzo, comentó a LatFem cuáles serán los ejes del programa y quiénes podrán cursarla.

“En Abya Yala —manera en que los feminismos comunitarios e indígenas se refieren a América Latina—, la pandemia exhibe con toda crudeza las conexiones existentes entre las problemáticas socio-ambientales, las desigualdades de género y la discriminación racial. El contexto actual de crisis sanitaria planetaria por la expansión de la enfermedad COVID-19 es consecuencia directa de los modos extractivistas de apropiación de la naturaleza y la destrucción de los ecosistemas, cuyas externalidades negativas recaen con mayor fuerza sobre los colectivos feminizados, racializados y empobrecidos. Esto se produce porque las pautas patriarcales de nuestras sociedades responsabilizan a las mujeres como cuidadoras de sus familias y comunidades, en una región de economías capitalistas reprimarizadas y cuyos territorios están siendo sometidos a múltiples despojos. En este contexto, la sobrecarga de trabajos de cuidado ha venido creciendo y ejerciendo presión, sobre todo en las trabajadoras de los sectores populares, quienes muchas veces deben migran para lograr la supervivencia”.

Fernández Bouzo.

La materia fue aprobada por la Junta de la Carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires el 7 de octubre pasado, en un contexto en el que la Facultad de Ciencias Sociales lleva adelante una apuesta por la transversalización de las políticas de género en el ámbito universitario, con la creación del Circuito de Formación Feminista (CIRFFEM), que se aprobó por unanimidad en 2019.

Teoría y acción en las aulas

“Teoría y praxis de los ecofeminismos. Imaginaciones socio-ecológicas para la postpandemia” será una materia optativa, catalogada como Teoría Sociológica, y una de las pocas que está a cargo de mujeres. El recorrido partirá desde los ecofeminismos de 1970 hasta las expresiones contemporáneas, recogiendo los principales movimientos sociales y debates que iluminan la actual crisis civilizatoria desde el Sur.

Podrán cursarla quienes estén estudiando Sociología y estudiantes de otras carreras que acepten optativas. El cuerpo docente estará integrado por Silvia Papuccio Vidal, María Elena Ramognini, Desirée Marcos Bergier, Lucía Sayapin y Noelia Manso y se dictará a partir del segundo cuatrimestre de 2021.

Fernández Bouzo

Fernández Bouzo afirma que la impronta de la cátedra será la de ser un espacio abierto, plural, donde los debates se nutran de la reciprocidad y el respeto mutuo. “Si hay algo que caracteriza a los ecofeminismos es el reconocimiento de las sensibilidades y las fragilidades que nos constituyen como seres interdependientes y ecodependientes. Por eso es necesario diseñar políticas que construyan vínculos de salud, bienestar y cuidado colectivo en todos los espacios que integramos, incluidos los espacios institucionales de la universidad”.

El programa propone un recorrido que recupera las diversas expresiones de los ecofeminismos y transfeminismos, que están desempolvando los viejos debates geopolíticos latinoamericanos, entre ellos, las discusiones que proponen los feminismos comunitarios y la ecología política feminista en torno a nociones como “cuerpo-territorio” y “agua-cuerpo-territorio”; las perspectivas críticas de las urbanistas ecofeministas respecto de la “división sexual del espacio urbano”; los nuevos enfoques feministas en la economía de los cuidados y la economía ecológica orientados a las “desesidades” (deseos y necesidades de los pueblos, según las metodologías de investigación acción participativa y la educación popular).

Su recorrido se centrará en los debates históricos y contemporáneos que vinculan el cruce entre la cuestión ambiental-territorial y las problemáticas que atraviesan a las mujeres y las disidencias, con lecturas de numerosas pensadoras y pensadorxs como Françoise d’Eubonne, Carolyn Merchant, Rosa Luxemburgo, Ágnes Heller, María Mies, Vandana Shiva, Mary Mellor, Julieta Paredes, Lorena Cabnal, Yayo Herrero, Moira Millán, Alicia Puleo, Gladys Tzul Tzul, Paul Preciado, Silvia Federici, Andrea Becerra, entre muchas y muches otres. Fernández Bouzo agrega que “también se organizarán diversas actividades con luchadorxs de los ecofeminismos territoriales y referentes de las artes, las ciencias y la política”.

Según sus palabras, “la inauguración de una materia como esta marca un cambio significativo en la oferta curricular, dado que propone el ejercicio de lo que llamo una imaginación socio-ecológica activa capaz de explorar salidas al momento crucial que estamos atravesando: el problema de la sostenibilidad de la vida, la redistribución justa de los cuidados y los bienes comunes de la naturaleza”.

La materia se propone poner en cuestión la mirada colonial-moderna y fragmentaria con la que se fundaron la sociología y las ciencias en general. “Estas ciencias surgieron con sesgos sexistas, androcéntricos, antropocéntricos y etnocéntricos que es necesario desandar. Las instituciones abocadas a la producción científica deben poder reconocer el carácter parcial y contingente del conocimiento, y situar las miradas con espíritu crítico, plural y democrático”, concluye.

Ilustración de portada: Radio Mundo Real.