Ley Ramona: un reconocimiento para las que paran la olla

La propuesta del diputado del Movimiento Evita y el Frente de Todxs, Leonardo Grosso, es una “asignación de reconocimiento para trabajadores y trabajadoras de merenderos y comedores comunitarios durante la emergencia sanitaria en virtud de la pandemia Covid 19”. En concreto se trata de del pago de cinco mil pesos que, de aprobarse, comenzará a otorgarse en el mes de junio prolongándose mientras se encuentre vigente la emergencia pública en materia sanitaria.

Como homenaje, como reivindicación, como modo de protesta, como el grito poderoso que ella tanto visibilizó, el diputado nacional Leonardo Grosso presentó en la Cámara de Diputadxs la “Ley Ramona”: un proyecto cuyo objetivo es la “asignación de reconocimiento para trabajadores y trabajadoras de merenderos y comedores comunitarios durante la emergencia sanitaria en virtud de la pandemia Covid 19”. El nombre de la iniciativa hace alusión a Ramona Medina: la referenta de La Garganta Poderosa que falleció por Covid 19 en la Villa 31 y que había denunciado públicamente apenas unas semanas antes la falta de agua en el asentamiento más populoso de la ciudad de Buenos Aires.

En concreto: se trata de del pago de cinco mil pesos y, de aprobarse, comenzará a otorgarse en el mes de junio prolongándose mientras se encuentre vigente la emergencia pública en materia sanitaria. La propuesta ya ingresó a la Cámara de Diputadxs y ahora se espera el giro a las comisiones. Según explicó el autor de proyecto a LATFEM: “Tenemos una mesa abierta con el Poder Ejecutivo y además hicimos una mesa de trabajo entre los diputados y diputadas firmantes del proyecto y los dirigentes y dirigentes de las organizaciones sociales de la UTEP; la CCC, Barrios de Pie, CTEP; La Dignidad; el MTE; FOL;  el Frente Darío Santillán. Todos estaban y la verdad es que muy bien porque estaban con muchas ganas de que salga, porque el trabajo de las compañeras viene a pleno”. 

Hay un dato de la realidad que es ineludible: desde el comienzo de la pandemia, en tan solo dos meses, se pasó de 8 a 12 millones de personas que reciben algún tipo de asistencia alimentaria del Estado.

“En esta situación, sin escuelas, sin comedores escolares y con mucha gente en el barrio y sin trabajo y con la economía popular totalmente paralizada por la cuarentena, aumentó muchísimo la demanda de comedores y merenderos. A lo largo y ancho del país se multiplicó la cantidad de gente que asiste a estos lugares. Entonces, lo que nosotros queremos es reconocer la tarea esencial de esa red de contención y cuidado que significa la red de merenderos y comedores a lo largo y ancho del país, que son miles de mujeres que todos los días cocinan para cientos y cientos de vecinos y vecinas en sus barrios y que le tienen que dar la vianda y que garantizan el alimento en los lugares donde más cuesta respetar la cuarentena por las condiciones estructurales de vida. Lo que decimos es que ellas cuidan a todo el mundo o a mucha gente. Bueno, es hora de que nosotros la cuidemos a ellas, en ese sentido, reconocerlas con un plus a su salario, porque son compañeras que ganan muy poco $8500 pesos las que tienen el salario social complementario o algún tipo de programa social”, explicó Leonardo Grosso.

Por su parte, Dina Sánchez, referente del Frente Popular Darío Santillán que estuvo presente en el encuentro celebró el impulso de la ley : “Este reconocimiento efectivo a las trabajadoras de la economía popular es muy importante porque son quienes están todos los días sosteniendo la olla, sosteniendo la tarea en el barrio, haciendo relevamiento de abuelos y abuelas, garantizando la asistencia alimentaria para muchos vecinos y vecinas y donde más allá de algunas excepciones, el reconocimiento y el cuidado no llega. Así es que saludamos y celebramos esta iniciativa. Esperamos que así como la Ley Ramona pueda ser aprobada, también esperamos que la Ley de Emergencia en Violencia de Género sea una ley que también sea aprobada en su totalidad y así podamos ir teniendo los derechos que los derechos que nos corresponde a las mujeres y disidencias”.

El diputado Itai Hagman, otro de los firmantes del proyecto, explicó a este portal: “Esta es una ley muy importante porque no solo implica un reconocimiento simbólico sino, sobre todo, un aporte material para las compañeras que trabajan en los comedores, que realizan una labor muy importante y creo que también es una herramienta fundamental para visibilizar esa tarea. Hay un sector importante de la sociedad argentina que probablemente no tiene conciencia de las decenas de miles de mujeres que al sostener los comedores también ayudan a que esta pandemia y la cuarentena se pueda cumplir de manera relativamente ordenada y con minimizando los riesgos y los contagios y las muertes. Y también creo que sirve para visibilizar esa tarea que a un sector que tiene demandas insatisfechas y que van más allá de la pandemia, como ser cobrar un salario digno por la labor que hacen todos los días, cómo contar con enrojecimiento, reconocimiento como trabajadora de la economía popular. Y me parece que eso obviamente esta ley no lo resuelve, pero ayuda a visibilizarlo para que se pueda resolver en el futuro”.