Por:

Una banda de chicas empieza como un relato documental sobre Marilina y la banda con sus amigas, y se va transformando en una pieza audiovisual sobre la noche porteña donde aparecen músicas, escenas cotidianas de una noche de rock, lugares reconocibles como Niceto Club, las veredas de San Telmo y las proximidades al Xirgu Espacio Untref, y las voces que cuentan, trenzan, varias historias que son las de todxs.

Marilina Giménez tocaba el bajo en una banda de chicas que se llamaba Yilet. Sus dos compañeras, sus amigas Ani Castoldi y Marina La Grasta, siguieron tocando cuando ella decidió dejar el instrumento para agarrar una cámara. “Me falta en la película cómo es que dejamos de ser Yilet y ustedes empezaron a tocar como Ibiza Pareo”, se la escucha decir en la película que estrenó el año pasado en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y que, después de pasar por varios festivales internacionales, tiene dos prontas exhibiciones en las salas del país.

Una banda de chicas empieza como un relato documental sobre Marilina y la banda con sus amigas, y se va transformando en una pieza audiovisual sobre la noche porteña donde aparecen músicas, escenas cotidianas de una noche de rock, lugares reconocibles como Niceto Club, las veredas de San Telmo y las proximidades al Xirgu Espacio Untref, y las voces que cuentan, trenzan, varias historias que son las de todxs.

Una banda de chicas empieza como un relato documental sobre Marilina y la banda con sus amigas, y se va transformando en una pieza audiovisual sobre la noche porteña donde aparecen músicas, escenas cotidianas de una noche de rock, lugares reconocibles como Niceto Club, las veredas de San Telmo y las proximidades al Xirgu Espacio Untref, y las voces que cuentan, trenzan, varias historias que son las de todxs.

“Lo que primero me di cuenta es que todas y todes me contaban cosas que yo había vivido. Cuando intentaban tipificar el recorrido que cada una tiene en la música por ser mujeres haciendo música, más allá de que eran bandas distintas, con públicos diferentes, estratos sociales distintos y que pertenecen a distintos feminismos, todas fuimos atravesadas por los mismos recorridos”, cuenta a LATFEM Marilina en el feriado lluvioso del junio. Está en su casa en Ciudad de Buenos Aires esperando que la llamen de una radio en San Francisco porque el 26 y 28 se exhibe la película en el festival más grande de cine LGTBI de Estados Unidos, el Frameline. Además, Una banda de chicas abre el Festival de Cine sobre Diversidad Sexual y Género de La Plata el martes 25 de junio, y también se exhibe el miércoles 26 de junio en el Santiago del Estero Film Fest.

Mientras pasan las horas de la noche porteña, Paula Maffía cuenta cómo conoció a Lucy Patané hace una década, cómo se hicieron socias musicales, cómo se formó Las Taradas, tal vez la banda de chicas más popular del momento. También están Las Kellies, tomando una lata de cerveza sobre una vereda de Corrientes y hablan de que vivir los camarines de rock implica ver de cerca mucha violencia. Están las Kumbia Queers, que junto con Las Kellies giraban por Europa casi juntas, pisándose los talones las unas con las otras. Pila Arrese, guitarrista leyenda de She Devils y de las Kumbia Queers está embarazada, después está amamantando, están de gira con su niñe, su pareja, Inés Laurencena en la batería, la vida familiar en una banda de chicas. Está Sasha Sathya tocando en Niceto, caminando por Córdoba, fuma y habla de la experiencia del cuerpo, de haber transicionado, de cantar sobre eso, de la pose. Y después, Miss Bolivia, Liers, Chocolate Remix, Kobra Kei, y más. La calidad de las imágenes es excelente, la narración serpentea entre los tópicos de la inclusión, la identidad, la disidencia, las figuras de los rockeros, los pitos vistos pero no solicitados, las referentas.

“La selección de bandas no es un capricho, tampoco puse sólo las que me gustan, sino que usé estas diez porque me servían para contar lo que quiero contar”, explica la directora. Si el objetivo fue la visibilización de las bandas de mujeres, el recorte de Marilina es muy específico y acotado, quedan cientas de bandas sin mencionar.  Si es despertar la curiosidad de quienes no sabían que existía estas propuestas, lo logra. Salís del cine con ganas de calzarte una guitarra o de agitar por la ley de cupo en los escenarios, pero inmune no quedás.

“Yo apunté a que la peli se haga con plata, busqué el presupuesto, desde 2010 estoy con esto”, cuenta. Y es que la bronca de no encontrar material digno grabado desde los 90 al 2010 la impulsó a grabar mucho más material del que usó en el corte final. “La peli la hice partiendo de la bronca de que no hay shows filmados que estén buenos, no hay entrevistas a la bandas de mujeres de esa época, y si las hay es una calidad de mierda, como si a nadie le importara. No hay registro, y yo quiero mostrar el empoderamiento al que llegaron las bandas que escucho, y ¿cómo puede ser que nuestros amigues no las conozcan?”, la pregunta, retórica, tiene una respuesta que parece que hay que decirla hasta el cansancio. Y no solo decirla, mostrarla, dar pruebas.

“Hay un montón de factores por los cuales las mujeres no estuvimos en los escenarios más importantes de la música y es porque la vuelta de la democracia no fue una vuelta completa, no volvimos todes, ni con los mismos derechos de libertad. En los 90 destruyeron la poca industria que había y mantuvieron las decisiones entre varones. Queda demostrado cuál era el lugar asignado para las mujeres músicas, era el de ser sumisa, ser o melódica o folclórica, tener las voces suaves, estar tranquilas, nada de tener los pelos parados o hacer lío, tenía que ver con lo que se esperaba en el modelo de mujer de ese momento”.

¿Dónde ver la película?

Una banda de chicas está pronta a estrenarse en el circuito comercial argentino. Será en los próximos meses cuando termine de circular por los festivales. Ya lo hizo en el de cine de Róterdam, ahora viaja a San Francisco, La Plata y Santiago del Estero.

Apertura del Festival de Cine sobre Diversidad Sexual y Género de la ciudad de La Plata: el martes 25 de junio a las 20h en Cine Select.

https://espacioqueer.com.ar/programacion-6eq/

Santiago del Estero Film Fest: miércoles 26 de junio, a las 10h en Sala Roja.

https://seff.com.ar/anuncioles/cronograma-dia-por-dia/

Framline en San Francisco: Landmark Shattuck Cinemas, el miércoles 26 a las 21:30h y el viernes 28 a las 21h en Roxie Theater.

https://www.frameline.org/festival/film-guide/a-girls-band