Fotos: Gala Abramovich

A menos de dos meses de que el Senado bloqueara la posibilidad de convertir en ley la interrupción voluntaria del embarazo, los feminismos volvieron a las calles para exigir aborto legal ya. Una vez más, la movilización fue multitudinaria, en el centro porteño copó casi una decena de cuadras, y hubo convocatorias en veinte ciudades del país. Al pogo verde abortero que incluye glitter y el ya emblemático pañuelo se sumaron dos objetos simbólicos: perchas y perejiles. Muchas fueron a la movilización, que concentró en el Congreso, con estos elementos para denunciar las muertes por abortos clandestinos. Durante los meses que duró el proceso parlamentario de debate de la ley, al menos cuatro mujeres murieron por las condiciones inseguras en las que habían interrumpido sus embarazos. Un ensayo fotográfico de Gala Abramovich. Un pacto feminista por el aborto legal.