No es un video de Luana Pascual imitando al Hada Buena. Es real y sería gracioso si no fuera porque la historia es verídica. N le confesó a María Eugenia que estaba atravesando una situación de acoso por parte de un vecino con el que no tenía relación. Hoy N no puede creer lo que está viviendo porque no sabía que ese video se usaría para una campaña.  En su momento hizo la denuncia en la Comisaría del barrio y como no tuvo respuesta, cuando apareció la gobernadora le contó. Y Vidal fue a buscar al hombre con la cámara encendida. Meses después el video se viralizó.

Según fuentes de Cambiemos se trata de un spot no oficial, algo que es fácilmente comprobable. N y su madre protagonizaron un spot oficial de María Eugenia en abril de este año, allí promocionaban su emprendimiento familiar de huevos de pascua y artesanía. El video del acoso y este tienen la misma tipografía, están grabados en el mismo momento, solo que el video no oficial tiene una placa amarilla en tono informal, que no podría identificarse ni con la gráfica ni con el discurso que suele usarse en los spots de Juntos por el cambio: “Abril 2019, Barrio Carlos Gardel. Una mujer cuenta que un tipo la acosa y Vidal lo fue a buscar”.

 

Video “No oficial”

 

Video  “Oficial”

 

El video no oficial muestra a Vidal caminando por los pasillos del barrio y golpeando una puerta que tiene la letra H, allí viviría el acusado, cuyo nombre empieza con H. “Sé que estás ahí”, le dice, “soy la Gobernadora”. Y sigue: “Ya sabemos lo que está pasando”, el tono es muy forzado, entre una advertencia y una amenaza, y luego “así que solamente para que sepas que la estamos acompañando”. María Eugenia le sigue hablando a la letra H pegada en la puerta, “solamente eso”, le dice y se retira escoltada por 3 personas. “No perdamos la oportunidad de tener una gobernadora sin miedo”, dice en placa gráfica.  Y la que quedó con miedo es N. 

“El video no es nuestro”, dicen de prensa de la Gobernadora. Pero el video está grabado en el mismo momento que el otro spot, con el mismo plano. “A María Eugenia la graban todo el tiempo, no podemos controlar todo”, aseguraron, dando a entender que no se trata siquiera de una filmación originada por el equipo de Vidal. Y agregan: “después del episodio intervino un fiscal, a la chica se le dio un botón antipánico, pasaron varias cosas”. Según fuentes de la Subsecretaría de Acceso a la Justicia, en toda la gestión macrista se distribuyeron 600 pulseras o tobilleras en 19 provincias. A la provincia de Buenos Aires correspondieron 60. 

¿Pero qué estaba haciendo la máxima autoridad política de la provincia más grande del país yendo a amenazar o advertir a un supuesto acosador? La violencia de género no es una suma de casos aislados, no es una patología ni un problema individual. Esa máxima que dice “muerto el perro se acabó la rabia” encaja a la perfección con el fenómeno, podrán meter a todos los violentos presos que el machismo no va a desaparecer. Sí, en cambio, hay una serie de políticas públicas de prevención, asistencia y acompañamiento que el gobierno de Vidal no llevó adelante.