Por: Fotos: Gustavo Molfino (portada)

El Ni Una Menos de 2015 centró su reclamo en las violencias físicas contra las mujeres y su extremo resonante: el femicidio. Como cada año desde entonces el movimiento feminista y de mujeres, lesbianas, trans y travestis prepara las actividades del 3 de junio en organización asamblearia. El Cohete a la Luna/LatFem consultó a una docena de referentes de diversos espacios cuáles creen que son los ejes principales del Ni Una menos de 2018. La respuesta sorprende, de aquel reclamo por los femicidios el eje se ha corrido a la centralidad de la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo; a la denuncia por el plan de ajuste, precarización laboral y endeudamiento que propone la Alianza Cambiemos y el reciente anuncio de acuerdo con el Fondo Internacional; la misoginia del sistema judicial, los ataques trans y lesbo odiantes legitimados por la justicia y el despojo territorial y el extractivismo al que los pueblos son sometidos como lo son las mujeres cada vez que pierden la soberanía sobre sus cuerpos. Del Ni Una Menos al nuevo Ni Una Menos, un camino que se bifurca en cientos.

 

 

Celeste Mac Dougall, docente y activista feminista de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Las y los adolescentes son un actor o una actriz central en los reclamos por el derecho al aborto y a la educación sexual integral en un sector completamente dinámico.

Creo que en este 3 de junio se configura como demanda urgente la despenalización y legalización del aborto, y la aprobación del proyecto de Interrupción voluntaria del embarazo de la Campaña. Me parece que es una de las demandas centrales, o la demanda central del movimiento feminista y de mujeres y de la sociedad en su conjunto. Nuestra consigna es integral y dice “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir” y la efectiva aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI), que es una consigna integral y no etapita, es fundamental no sólo respecto del aborto sino de todos los derechos sexuales y reproductivos y los derechos en general en pos de una vida libre de machismo, de violencia y de patriarcado. La ESI con perspectiva de género, científica, actualizada es fundamental y no solo es una ley y un derecho de todos los niveles educativos sino que también se configura como reclamo y como demanda. Los pibes y las pibas lo exigen.

 


 

Lara María Bertolini, femineidad travesti, activista, estudiante de derecho de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) y trabajadora de la Dirección de Acceso a la Justicia de la Procuración General de la Nación.

Desde el activismo de las femineidades travesti trans argentinas, en el movimiento Ni una Menos, conformamos el paro del 8M continuando así el reconocimiento que sostuvimos dentro del movimiento feminista, en la unión mancomunada que debemos tener mujeres, lesbianas, travas, trans y personas no binarias.

Creo que este 3 de junio, debemos preparar acciones para un segundo desembarco: la revolución científica que producirá el feminismo y el colectivo travesti trans aunado a las personas no binarias. Los principios de legalidad absolutamente binarios nos han demostrado a largo de estos años que el sistema judicial y los códigos de fondo, principalmente el civil y penal, deben modificarse. En resumidas cuentas, las identidades disidentes que fueron puestas a disposición de la justicia, detenidas y luego juzgadas, caso de Higui, caso Joe Lemonge, caso Brigitte Nieto, sufrieron un revés en los inicios de las acciones legales por parte de los jueces. Desde el colectivo LGBTI y el movimiento de mujeres se exigió la revisión debido a la inoperancia y al desconocimiento respecto de nuestras identidades. Debemos empezar a realizar el empoderamiento legal a través del conocimiento de las herramientas legales. Al momento de efectuar una denuncia por un acto en contra de los derechos de las personas en cuestión debemos especificar la letra de la ley que está siendo avasallada, y tener la posibilidad de acceder a la justicia y poder sostener, acompañar y ejecutar la defensa del derecho sosteniendo la denuncia con un correcto debido proceso.

 


 

Ruth Zurbriggen, activista feminista en La Revuelta y Socorristas en Red.

Entiendo que este 3 de junio tiene que poder potenciar el acumulado de todos estos años. Y de cada una de las fechas que las feministas hemos convocado a las calles y hemos tenido respuestas tan masivas, creativas y gozosas.

En relación a los temas que tienen que estar bien en alto entiendo que lo referido al ajuste económico que se viene aplicando, que tiene hoy un plus de brutalidad a partir de los anuncios presidenciales vinculados a buscar salvatajes con el FMI, debe ser uno de los principales. Esos salvatajes sabemos a quiénes benefician. Implicarán más precarización y pobreza para la vida de los sectores más vulnerables, en particular para las mujeres, travestis y trans. La falta de políticas públicas que garanticen derechos y la quita de recursos a todo lo público afecta y empobrece nuestras existencias. Y posibilita que las violencias sexistas se perpetúen en sus impunidades. Por supuesto, no puede faltar el grito y el reclamo por el derecho al aborto y la exigencia de la narrativa estatal que pueda reconocer el derecho que nos tomamos por asalto cada vez que abortamos. También, las luchas contra el saqueo extractivista de los territorios implica reconocer nuestras corporalidades como territorios de disputa. Para densificar todo esto también es que nos movilizamos el 3J.

 


 

Foto de Gala Abramovich
Sabrina Montenegro, Lx Negrx, activista de Asamblea Lésbica Permanente.

Estamos en las márgenes, se nos está criminalizando, se nos está atacando, invisibilizando, se nos está intentando disciplinar y como dijeron nuestras referentes: “a los calabozos y a los placares no vamos a volver”.

En principio, creo que la legalización del aborto tiene que imponerse en el 3J, dada la agenda legislativa y considerando que se estima que se va a estar tratando 10 días después del 3J. Por otro lado, creo que también es necesario que el movimiento feminista pase recibo, como viene haciendo, de las precarizaciones a las que estamos siendo enviadas y enviados por las políticas de este gobierno que cada vez ajusta más y pone en situación de mayor vulnerabilidad nuestras vidas, principalmente de las mujeres, lesbianas, travestis y trans. Y, por otro lado, en lo que es específico a mi identidad y mi orientación, me parece que está comprobado por lo que está saliendo en medios y lo que logramos visibilizar, que hay una avanzada contra los derechos de las disidencias sexogenéricas, esto se puede ver en el caso de Mariana Gómez, que ha sido judicializada por besarse con su esposa en el domo de Constitución o con el caso de Joe Lemogne, el varón trans que ha sido condenado a 5 años y 6 meses de prisión por defenderse de un ataque por su identidad autopercibida de varón trans y la justicia entrerriana lo condenó. También estamos en la recta final del juicio por el asesinato de Diana Sacayán, seguimos demandando justicia, fue un travesticidio, queremos que la justicia falle y siente un precedente para que nosotros tengamos un marco desde donde hablar de los ataques de odio y los crímenes de odio que sufre el colectivo travesti y trans argentino. También demandar la ley de cupo laboral trans.

 


 

Majo Gerez, activista feminista en Ni Una Menos y Mala Junta.

El primer 3 de junio en 2015 el grito que alzamos por “Ni una menos” expresaba la necesidad de darle un fin a la violencia machista y en contra de su expresión más brutal, los femicidios. Nuestra agenda de demandas se amplió políticamente y se profundizó frente a un gobierno con el cual retrocedemos como pueblo diariamente.

En ese proceso tan contradictorio, es que la fuerza de nuestro movimiento feminista pudo igualmente instalar en la agenda pública y legislativa una deuda impostergable con nosotras, el aborto legal. Es innegable que este 3 de junio estará signado por esta demanda como central, porque sin aborto legal no hay ni una menos. Estamos ante una profundización de la feminización de la pobreza frente a la ofensiva neoliberal, donde las mujeres e identidades feminizadas solemos ser las más golpeadas. También, seguimos dando batalla a la demagogia punitivista que se busca dar como respuesta estatal frente al “no nos callamos más” de las pibas. A eso nosotras entendemos que se lo combate con más Educación Sexual Integral. Queremos políticas públicas que sean preventivas de las violencias y protectivas con las mujeres, no más mano dura. Por último, desde el feminismo popular entendemos que el campo popular tiene un gran desafío frente a la restauración neoliberal en nuestra región. Es tiempo de ir por la feminización de las conducciones políticas, porque la unidad que necesitamos es con nosotras o no es. Y este 3 de junio, esto también estará presente.

 


 

Myriam Bregman, diputada porteña por el PTS/Frente de Izquierda

Como mostraron las movilizaciones de diciembre contra la reforma previsional y luego las masivas movilizaciones del 8M, es necesario convocar a la más amplia movilización para imponer nuestras demandas, por eso también volveremos a exigir a las conducciones sindicales que convoquen a un paro y plan de lucha nacional.

Tenemos el desafío de convocar a una nueva movilización masiva que exija en las calles la aprobación inmediata del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Esta iniciativa, presentada 7 veces consecutivas al Congreso, hubiera evitado la muerte de miles de mujeres y lesiones en tantas otras sólo en esos años en los que fue cajoneado por los partidos mayoritarios, que garantizaron que el proyecto no llegara al reciento, como pedía la Iglesia. Este 3 de junio nos encuentra a las mujeres atravesadas por una crisis que envuelve al país bajo el gobierno de Cambiemos. Son esas mismas mujeres trabajadoras y pobres las que sufren con mayor crudeza las consecuencias de esas políticas que descargan Macri y los gobernadores sobre el pueblo trabajador: los tarifazos, la inflación, los salarios que no llegan a cubrir siquiera el costo de la canasta básica familiar, y ni hablar las recetas del FMI, las golpean particularmente.

 


 

Marcha de mujeres originarias

Las mujeres originarias tenemos nuestra propia visión y necesidades.

Para nosotras en el 3 de junio tienen que aparecer por lo menos 3 palabras que son: Feminicidio, Judicialización y Plurinacional. Feminicidio porque es el Estado el que nos mata, nos oprime, el que abandona los territorios junto con las mujeres y los niños, entregándolos a los grandes empresarios por el megaextractivismo, por la deforestación, aparte de femicidio también sufrimos el feminicidio.
Judicialización: por todas las causas que se le arman a las hermanas en los territorios, por defensa de los territorios, por defender los lagos, las montañas, las vidas, las hermanas terminan siendo judicializadas.
Plurinacional porque en este Estado estamos totalmente invisibilizadas, planteamos la libre determinación de los pueblos, queremos que el Encuentro de Mujeres sea plurinacional, que seamos respetadas desde nuestra espiritualidad, nuestra lengua, nuestra cosmovisión.

 


 

Jackie Flores, referente de Ctep, MTE y Coord. del Programa de Promotoras ambientales de la Ciudad de Bs As.

¡Las mujeres debemos de afianzar la unidad!

Este NiUnaMenos vamos contra las políticas de ajuste. Tenemos que creer más en el poder que poseemos cuando decidimos accionar. Se está dando un debate importantísimo debido a que hemos podido reconocernos en masa. Vamos por todos los derechos no cumplidos que padecemos. Los ejes son: las mujeres trabajadoras, las mujeres sindicalistas unidas. El ejemplo de unidad que viene demostrando el colectivo de mujeres en este contexto de ajuste y de avanzada del neoliberalismo es lo que debemos potenciar para poder vivir en nuestras libertades.

 


 

Georgina Orellano, Secretaria General de Ammar (CTA).

Somos el movimiento de trabajadores sexuales dentro del movimiento de mujeres, lesbianas, trans.

Este nuevo 3 de junio tiene que centrarse en las violencias que estamos padeciendo de parte de las políticas neoliberales y el retorno del diálogo con el FMI. Para nosotras la violencia económica va a afectar a las trabajadores precarizadas. Otro eje es el aborto legal, seguro y gratuito y no olvidarnos de ponerle un freno a todas las políticas que quiere llevar adelante este gobierno como la reforma laboral, los tarifazos, que están golpeando fuertemente a la clase trabajadora. La crisis económica la sufrimos más que nadie las trabajadoras.

 


 

Mónica Macha, Diputada nacional por la provincia de Buenos Aires por Unidad Ciudadana, una de las primeras firmas del proyecto de la Campaña.

En un ámbito tan masivo como NiUnaMenos debemos mantener la vigencia del reclamo y generar la base social que permita la sustentación del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal y del acompañamiento que necesitamos quienes estamos con la responsabilidad de defender el proyecto en el recinto.

Los ejes de este 3 de junio me parece que están vinculados primero a la situación laboral en general y en particular a las mujeres, que cuando se dan estas crisis económicas y sociales somos las primeras en pagar los costos por la situación de trabajo informal, por la necesidad de muchas mujeres que son jefas de familia de ver cómo se las rebuscan para poder cubrir las necesidades básicas de las familias, por la brecha salarial, porque somos sostén emocional. Por otro lado, vamos a estar ahí el 3 de junio muy cerquita del tratamiento del proyecto por la legalización del aborto con lo cual creo que es un reclamo fuerte. Como estamos hablando de la construcción de un feminismo nacional y popular, otro eje es el rechazo al acuerdo de este gobierno con el FMI, que es consecuencia de la política económica, social y laboral que llevó adelante Macri.

 


 

Vanesa Siley, referente de Mujeres Sindicalistas, SITRAJU y Diputada Nacional por Unidad Ciudadana.

Hay un proyecto que Mauricio Macri ingresó al congreso, que es lo que las Mujeres Sindicalistas denominamos “la reforma laboral encubierta” que con la excusa de la igualdad lo único que hace es darle facultades al Ministerio de trabajo para intervenir en las organizaciones sindicales.

Este 3 de junio para las mujeres argentinas va a estar atravesado por la situación del empleo, la situación del trabajo formal e informal y su retracción y los golpes que estamos sufriendo las trabajadoras por la política económica del macrismo. Golpes que van directo a la desestabilización económica y con esa pérdida de soberanía a una mayor exposición a los riesgos de las violencias. Va a estar atravesado inevitablemente por la pretensión de acuerdo del gobierno con el FMI, puesto que sabemos que el programa de ajuste del fondo es regresivo en derechos sociales y en el mismo sentido que con la situación del trabajo: cuando retrocede el Estado de la órbita de la regulación, las mujeres somos las que más perdemos.


 

María Florencia Alcaraz, periodista de LatFem, integrante de NiUnaMenos.

El movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans ha dado un saldo organizativo que se expresa en la construcción unitaria de las asambleas para organizar los paros internacionales y para organizar el próximo 3 de junio y tenemos como desafío dar un saldo legislativo y conseguir la deuda de la democracia, que es también la deuda del Congreso.

Uno de los ejes del 3 de junio tiene que ser sin dudas la despenalización y legalización del aborto. Es insólito que en el país de Ni Una Menos, en un país que ha tenido legislaciones de avanzada como la Ley de matrimonio igualitario o la de identidad de género no tengamos la posibilidad de ser soberanas sobre nuestras propias decisiones, sobre nuestros propios cuerpos. Otro de los ejes, tiene que estar vinculado a poder visibilizar el impacto de los ajustes económicos, la reforma laboral y previsional y el endeudamiento en la vida de lxs mujeres, lesbianas, trans y travestis porque sabemos que con un gobierno liberal hay más pobres pero dentro de los pobres las más pobres son las mujeres y las identidades feminizadas. Después, una preocupación muy importante que es protagónica en la agenda de los feminismos de Argentina, tiene que ver con las respuestas judiciales misóginas, discriminatorias de la justicia patriarcal. El caso que condenó a Joe es un ejemplo de esto. No alcanza solamente con un pacto estatal que legisle y le de nombre a las políticas públicas y que de presupuesto, que obviamente sigue siendo una demanda, sino que también necesitamos un pacto social y ese pacto de transformación radical tiene que impregnar las decisiones de los jueces y juezas. Queda pendiente también la absolución de Higui. Así que es importante visibilizar la violencia específica hacia los colectivos trans y hacia la disidencia en general.

 


 

Mercedes Trimarchi, activista feminista y militante de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda.

Las mujeres tenemos que demostrar la fuerza que tenemos y exigir a lxs diputadxs que se apruebe el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.

Este 3J tenemos el desafío de organizar una gran movilización para conquistar el aborto legal, seguro y gratuito. La primer semana de junio es crucial en el debate que se está dando en el Congreso por la Interrupción voluntaria del embarazo. En esa semana diputados y diputadas van a redactar el proyecto final que entrará a la Cámara. A su vez, otro de los ejes centrales es la denuncia al pacto del gobierno con el FMI y el nuevo endeudamiento. Por eso exigimos plata para combatir la violencia de género y no para pagar la deuda externa.