Por: Fotos: Mariano Armagno

#NosotrasParamos porque “Susana” una niña ecuatoriana quedó embarazada cuando tenía 13 años, después de que su padre la violara de manera sistemática desde que ella tenía 11 años.

Porque “Juana”, una niña guatemalteca, resultó embarazada a sus 13 años después de abuso reiterado de su hermanastro, quien forzaba su silencio bajo amenazas. Al descubrirse el delito, el padrastro de Juana sentenció que era ella quien “se metía con su hijo…ella era la que jugaba con él”, como lo documenta el informe “Vidas Robadas” de Planned Parenthood Global.

#NosotrasParamos porque Susana y Juana no tuvieron opciones. Porque después del abuso, fueron obligadas a continuar un embarazo que puso en riesgo su salud y a asumir una maternidad que les arrebató su niñez, la posibilidad de continuar sus estudios y decidir lo que querían para su futuro.

#NosotrasParamos porque la violación sexual fue responsabilidad de un adulto parte de su círculo cercano y ha sido la sociedad en su conjunto quien las ha obligado a continuar el embarazo y asumir un rol que no les corresponde.

Somos #MujeresEnHuelga porque la historia de “Susana” y de “Juana” se repite todos los días en América Latina . Porque cada día en Guatemala 5 niñas menores de 14 años resultan embarazadas y en Perú cada día 4 niñas se convierten en madres. Porque en Nicaragua, 8 de cada 10 mujeres víctimas de violencia sexual son niñas menores de 13 años.

Somos #MujeresenHuelga porque las realidades que enfrentan las niñas latinoamericanas son el resultado de un cúmulo de discriminaciones y violencias. Porque estas maternidades forzadas afectan de manera desproporcionada a las niñas que viven en condiciones de pobreza, y las atrapan en un círculo de exclusión y cierre de oportunidades, del que será muy difícil poder salir.

Exigimos #NiñasNoMadres porque estamos convencidas que las aspiraciones y deseos de las niñas son tan valiosos como los de todos los seres humanos. Porque resulta inadmisible que en nuestros países las cifras de embarazos en niñas continúen aumentando. Los Estados están fallando no sólo en proteger a las niñas de la violencia sino que perpetúan la injusticia imponiéndoles un embarazo y una maternidad que nunca estuvo en sus manos decidir. La violencia se da y reproduce en todos los niveles. Es machista. Es institucional.

Exigimos #NiñasNoMadres porque merecemos un futuro distinto. Porque tener acceso a servicios de salud, a la educación, a vivir libres de violencia, a la justicia, son derechos. Porque el acceso a la anticoncepción de emergencia, a la interrupción del embarazo y a la educación sexual integral salva vidas, y permite vivirlas de manera digna.

Desde la Campaña #NiñasNoMadres hemos visto de manera inspiradora las movilizaciones masivas de mujeres que se han dado durante los últimos meses; desde Polonia, hasta la Argentina, pasando por Perú, México y los Estados Unidos. Las mujeres nos hemos sumado para denunciar las diferentes formas de discriminación y violencia que nos afectan, que nos matan.

Estamos convencidas que el movimiento de mujeres, con toda su diversidad y fuerza traerá el cambio.

Que en solidaridad resistiremos.

Hasta alcanzar lo fundamental para todas las mujeres y niñas: igualdad y justicia.