En los poemas de María Emilia Cornejo una mujer joven encuentra en los detalles del sexo un tajo metafísico. En estos poemas reunidos bajo el título En la Mitad del Camino Recorrido, el erotismo de los cuerpos no es expresado sin embargo como una totalidad ideal de grandes promesas o abstracciones románticas, en estos poemas se anuncian las claves del contacto corporal, la lengua, el labio, el orgasmo, los senos. En la poesía de María Emilia Cornejo se expresa no sólo la voz de una mujer hablando de sexo y afecto, hay un mensaje esperado por siglos por las mujeres: una pedagogía del placer.

La poeta nació en lima, Perú, en 1949 y se suicidó en la misma ciudad 23 años más tarde, en 1972. La decisión de terminar con su vida y a una edad tan temprana le permitieron a María Emilia el ingreso al cielo de la bohemia adonde las escritoras malditas suelen ingresar únicamente a través de ese gesto: la muerte voluntaria. Antes de morir había presentado en público sólo tres poemas que bastaron para dar cuenta de su radicalidad: “Da comienzo a la herejía poética de las mujeres en el Perú”, dice en el prólogo a la tercera edición de En la mitad del camino recorrido la periodista y escritora peruana Gaby Cevasco, quien viaja especialmente a Buenos Aires para participar el jueves 7 de junio de la presentación del libro.

Fue inicialmente el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, una institución feminista, el que asumió en 1989 la tarea de reunir sus poemas póstumamente en un volumen. Publicado 17 años después de su suicidio, consta de 31 poemas divididos en cinco secuencias. Ese mismo material es el que llega hoy a la Argentina gracias al trabajo de la editora Gaby Mena y la editorial Todos Leemos.

La voz de Cornejo aborda “la sexualidad femenina haciéndose cargo del lugar que le otorgaría la ideología patriarcal predominante”, escribe Alicia Genovese en el prólogo de esta edición. En un momento histórico en el que los feminismos latinoamericanos atraviesan un período de vitalidad y potencia y los reclamos por la eliminación de las violencias hacia las mujeres fueron reinterpretados como la reivindicación del derecho al placer, a la noche, a habitar y ser habitadas por una sexualidad libre, la aparición de los versos de María Emilia son de una exactitud notable.

 

hubiéramos querido tener en nuestras manos

la eternidad de nuestras vidas

pero sólo nos era permitido

ocupar el cuarto por tres horas.

 

En un cuarto de hotel limeño puede abrirse un portal metafísico. Y no, también puede ser tan sólo sexo. Aunque en los versos de Cornejo el sexo no es un tan sólo, cada movimiento del acto amatorio es una miniatura de lo que la vida podría ser. En medio de esas contradicciones, la que clama por el sexo y la que de inmediato lamenta con resignación su estado de soledad casi permanente, la poeta alza la voz. Expresa el lugar nuevo para la mujer incómoda que en los años 70 ha quedado atrapada en una liberación incompleta y quiere seguir adelante.

Este libro se publica En la Mitad del Camino Recorrido, después de la muerte de Cornejo, ¿y la otra mitad del camino recorrido? ¿dónde ha ocurrido? ¿cuándo? Tengo “una vejez de miles de horas” dice en más de un verso María Emilia y deja en suspenso una voz habilitada para todas nosotras: la apertura de la poesía erótica moderna y la propalación de una voz de mujer ahí donde antes nadie había dado testimonio.

 


El libro está prologado por Alicia Genovese, maquetado por León Pereyra y con diseño de tapa de Aldana Antoni.

La presentación del libro es el jueves 7 de junio a las 18 hs en Waldhuter La Librería (Av. Santa Fe 1685) y vienen desde Perú especialmente para la ocasión, la poeta Gaby Cevasco, miembro de la agrupación feminista Flora Tristán; y Ana María Cornejo Calderón, hermana gemela de María Emilia, quien facilitó y ayudó para que este libro se edite en Argentina. También será parte de la mesa Gaby Mena, a cargo de la editorial Todos Leemos.