Por:

Según algunos datos del relevamiento, en lo que respecta a las mujeres en las organizaciones gremiales sólo el 18% de las secretarías, subsecretarías y prosecretarías sindicales son encabezadas por mujeres. Pero de ese 18%, el 74% abordan temáticas consideradas “propias de la mujer”, tales como igualdad de género o servicios sociales. Es decir, las organizaciones sindicales tienen a muy pocas mujeres en cargos de verdadera jerarquía y toma de decisiones políticas.

En el mismo momento que en el Congreso de la Nación se debatían de manera álgida y candente los proyectos de la reforma laboral y previsional, en la sede del mítico Sindicato de los Obreros Gráficos Bonaerenses, las Mujeres Sindicalistas se dieron cita para presentar el cuadernillo de formación denominado “La participación de la mujer en el mundo laboral, sindicalismo y representación política”. O “La Biblia para las trabajadoras” según resumió de manera perspicaz Viviana Benítez, la secretaria de Asistencia Social y Turismo del sindicato de los gráficos, que ofició como anfitriona. Viviana es la primera mujer con un cargo en la dirección nacional de uno de los sindicatos con más historia y más mística, fundado por Raymundo Ongaro, con quien llegó a trabajar.

Las mujeres nucleadas en la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT y que hace dos años armaron este espacio, dieron a luz este cuadernillo que con orgullo presentaron el último martes. El material estuvo a cargo del Centro de Estudios Atenea—Centro de Estudios Para el desarrollo Nacional—.  A medida que iban llegando las mujeres con pecheras y remeras de sus sindicatos colgaban sus respectivas banderas en medio de besos y abrazos. Porque además de respirar sindicalismo, en los encuentros de mujeres hay solidaridad entre compañeras. La presentación contó con la presencia de los secretarios generales de algunos gremios, la presencia femenina era mayoritaria.

La flamante diputada y secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la CABA (SITRAJU) Vanesa Silley, explicó que “este es el resultado de un trabajo que nos llevó todo el año. Sin duda somos las mujeres las que en los momentos de crisis y de ajuste nos convertimos en la principal variable de ajuste. Porque somos las más sub-ocupadas, las primeras despedidas, las más precarizadas. Así que este cuadernillo es una alegría y es el fruto del trabajo de tantas mujeres este cuadernillo. Y no va a ser solamente un elemento de consulta, sino que va a ser una bandera que queremos llevar en las organizaciones sindicales y en el Congreso de la Nación.

Según algunos datos del relevamiento, en lo que respecta a las mujeres en las organizaciones gremiales sólo el 18% de las secretarías, subsecretarías y prosecretarías sindicales son encabezadas por mujeres. Pero de ese 18%, el 74% abordan temáticas consideradas “propias de la mujer”, tales como igualdad de género o servicios sociales. Es decir, las organizaciones sindicales tienen a muy pocas mujeres en cargos de verdadera jerarquía y toma de decisiones políticas.

Según algunos datos del relevamiento, en lo que respecta a las mujeres en las organizaciones gremiales sólo el 18% de las secretarías, subsecretarías y prosecretarías sindicales son encabezadas por mujeres. Pero de ese 18%, el 74% abordan temáticas consideradas “propias de la mujer”, tales como igualdad de género o servicios sociales. Es decir, las organizaciones sindicales tienen a muy pocas mujeres en cargos de verdadera jerarquía y toma de decisiones políticas.

Andrea Herrera, la primera delegada mujer de la planta de Mastellone, del gremio de Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) consideró que “a presentación del cuadernillo es una forma de culminar todo el trabajo que estamos haciendo desde mujeres sindicalistas, donde lo que queremos hacer es visibilizar el trabajo de las mujeres no solamente en el ámbito laboral sino también sindical. Estamos mostrando cómo estas políticas neoliberales precarizan cada vez más a las mujeres. Las mujeres somos las que participamos sindicalmente en las secretarias en que no se toman decisiones, y queremos dar por sentado que estamos capacitadas para ocupar otros lugares y no los que se nos asignan siempre. Estamos en la calle, salimos a la lucha continuamente a la par de nuestros compañeros sindicales y estamos a la altura de las circunstancias y creo que somos una parte fundamental de nuestras organizaciones”

Claudia Lázzaro, responsable de Género y Derechos Humanos del sindicato de Curtidores sostuvo que “es importante que tengamos herramientas para que nosotras podamos generar espacios de formación, donde nos desarrollemos como dirigentes, que podamos tener una presencia más activa de nuestros sindicatos. Queremos ser más visibles”.