Por:

El próximo 6 de julio, a las 13.30, se conocerán los fundamentos de la sentencia. Mientras tanto, otra investigación judicial en etapa de instrucción sigue buscando a una segunda persona involucrada en el travesticidio.

Por primera vez la Justicia argentina aplica la figura del crimen de odio –travesticidio- al homicidio de una persona travesti trans, incorporando esta perspectiva de la violencia por prejuicio en razón de la identidad de género o su expresión. “¡Diana Sacayán, presente!”, se escuchó una y otra vez con la potencia de la furia travesti después de que se conociera la histórica sentencia.
El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Capital –integrado por los jueces Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio César Báez-, decidió este lunes al mediodía condenar, por unanimidad, a Gabriel David Marino, de 25 años, a prisión perpetua.

El próximo 6 de julio, a las 13.30, se conocerán los fundamentos de la sentencia. Mientras tanto, otra investigación judicial en etapa de instrucción sigue buscando a una segunda persona involucrada en el travesticidio.

El próximo 6 de julio, a las 13.30, se conocerán los fundamentos de la sentencia. Mientras tanto, otra investigación judicial en etapa de instrucción sigue buscando a una segunda persona involucrada en el travesticidio.

En los alegatos, las fiscalías y ambas querellas habían pedido condenar a perpetua a Marino. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por Ariel Yapur de la fiscalía nro. 9 y Mariela Labozzetta, titular de la UFEM. La abogada de la familia es Luciana Sánchez, mientras que Juan Kassargianm, representa al INADI.

El trabajo de la Unidad Fiscal Especializada en violencias contra Mujeres  (UFEM) articulado a la tarea activista de la Comisión de Justicia por Diana fue fundamental en todo el proceso.

En el debate oral y público, que empezó el 12 de marzo y duró once audiencias, quedó en evidencia que en la madrugada del 11 de octubre de 2015, en su casa del barrio porteño de Flores, Diana fue brutalmente asesinada. Lxs peritxs contaron más de veinte cortes en su cuerpo. La maniataron y luego de asesinada la taparon con un colchón.

La expectativa del colectivo travesti- trans en Argentina es de 35 años. Diana fue asesinada a los 39. Travesti, descendiente de diaguitas, conurbana, militante por los derechos humanos y la igualdad. Había nacido en Tucumán. Cuando era una bebé de nueve meses,  su familia migró hasta Buenos Aires y se instalaron al oeste de la provincia.

Diana se crió y creció donde vive más de un tercio de lxs matancerxs, en Gregorio de Laferrère.  Cuando tenía 17 años asumió su identidad de género y, la exclusión la empujó a prostituirse por más de una década. Conoció la violencia institucional y, con ella, los calabozos del conurbano.

Fundó MAL (Movimiento Antidiscriminatorio por la Liberación) Y fue una de las impulsoras de la Ley de Identidad de Género que rige en Argentina y de la Ley de cupo laboral travesti trans que obliga que el uno por ciento de la administración pública de la provincia de Buenos Aires sean personas travestis y trans. Esta legislación fue aprobada en septiembre del 2015. Fue integrante del Programa de Diversidad Sexual del INADI, impulsora de la lucha por los derechos de las personas trans, secretaria de Asociación de Lesbianas, Gays y Bisexuales para América Latina (ILGA-LAC).

En la primera marcha por Ni Una Menos, el 3 de junio de 2015, levantó un cartel que decía #NiUnaMenos Basta de travesticidios. En su cuello llevaba el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito.

En todas las audiencias del juicio el activismo dijo presente. En la última jornada hubo una multitud que siguió la audiencia desde afuera porque no entraban en el salón designado. Hoy a las 19 hs., habrá un homenaje a Diana y a todas las victimas de travesticidios y transfemicidios en Plaza Lavalle.