Por: Fotos: Gala Abramovich

En América Latina se desarrollan numerosas campañas históricas e incipientes o reimpulsadas fruto de nuestra marea verde, identificadas en cada país con pañuelos de diversos colores que son parte de este verde imparable. Si bien el crecimiento de nuestra lucha en la región es innegable, es importante denunciar como Estados femicidas a Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Haiti y Suriname por ser los únicos 6 países de nuestro continente que prohíben de forma absoluta el aborto y con ello son responsables de las muertes y graves violaciones al derecho a la salud de cientos de niñxs, mujeres y personas con capacidad de gestar en sus territorios.

Llegamos al 28 de septiembre luego de lograr con nuestra marea verde que el Congreso de la Nación abra el debate. Con nuestras voces y argumentos ganamos la adhesión de millones que acompañaron nuestra lucha en todo el país. Una lucha que hace décadas impulsa el movimiento de mujeres, lesbianas, maricas, travestis, bisexuales, trans e intersex y que se extendió a los lugares de estudio y de trabajo, a los barrios y localidades más remotas, con un enorme protagonismo de nuevas generaciones que abrazaron esta causa y la hicieron propia. Lo que hemos logrado es inédito e histórico y no tiene vuelta atrás.

Disputamos la forma en que queremos que se hable sobre nosotrxs en las normas y las instituciones. Estamos marcando una época y cambiando a nuestro paso la política nacional y hasta las políticas de nuestra América Latina.El 8 de agosto fuimos más de 2.000.000 de personas en la Ciudad de Buenos Aires, más lxs cientxs de miles que salimos a las calles en todo el país. Logramos la despenalización social del aborto, llegamos con nuestro debate y pañuelo a los medios y a cada hogar del país y más temprano que tarde #SeraLey.

Este año estuvimos adentro y afuera del Congreso de la Nación, instalamos el aborto legal seguro y gratuito en la agenda pública y copamos masivamente las calles en exigencia de nuestro derecho. Se evidenció el carácter federal, popular, interdisciplinario, transversal, científico y democrático de nuestros argumentos a favor. En la vereda de enfrente, quedó demostrado el fundamentalismo, lo sectario, moralista, religioso, violento y antidemocrático de las posiciones en contra.

El 28 de septiembre de 2017 marcó un hito en la historia de nuestra lucha. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito tomó la coordinación de la Campaña Regional 28S por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe. Esta fecha significó mundialmente “Un Grito Global por el Aborto Legal”. Desde aquél momento, en nuestro país las movilizaciones callejeras se sostienen incansablemente.

El origen de esta fecha surge de la declaración propuesta por feministas argentinas en 1990, en el marco del Taller sobre Aborto realizado en el Vº Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en San Bernardo, Provincia de Buenos Aires. En esa oportunidad se decidió por unanimidad que el 28 de septiembre pase a ser el “Día por el Derecho al Aborto en América Latina y el Caribe”. El 28S fue elegido porque en aquel día de 1871 se promulgó en Brasil la Ley de Libertad de Vientres que declaró libres a lxs hijxs nacidxs de mujeres esclavas. La abolición de la esclavitud en Brasil llegaría años más tarde.

En América Latina se desarrollan numerosas campañas históricas e incipientes o reimpulsadas fruto de nuestra marea verde, identificadas en cada país con pañuelos de diversos colores que son parte de este verde imparable. Si bien el crecimiento de nuestra lucha en la región es innegable, es importante denunciar como Estados femicidas a Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Haiti y Suriname por ser los únicos 6 países de nuestro continente que prohíben de forma absoluta el aborto y con ello son responsables de las muertes y graves violaciones al derecho a la salud de cientos de niñxs, mujeres y personas con capacidad de gestar en sus territorios.

En América Latina se desarrollan numerosas campañas históricas e incipientes o reimpulsadas fruto de nuestra marea verde, identificadas en cada país con pañuelos de diversos colores que son parte de este verde imparable. Si bien el crecimiento de nuestra lucha en la región es innegable, es importante denunciar como Estados femicidas a Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Haiti y Suriname por ser los únicos 6 países de nuestro continente que prohíben de forma absoluta el aborto y con ello son responsables de las muertes y graves violaciones al derecho a la salud de cientos de niñxs, mujeres y personas con capacidad de gestar en sus territorios.

Estos tiempos dejaron en evidencia a aquellxs legisladorxs, gobernadorxs y representantes del Poder Ejecutivo, como Macri y Michetti, que gobiernan en base a una moral dogmática religiosa y no con respeto por los derechos humanos.

Cada unx de lxs senadorxs y diputadxs que votaron en contra de la salud pública, de la justicia social y de los derechos humanos, son responsables de las muertes por abortos clandestinos e inseguros, así como lo son también lxs legisladorxs que se abstuvieron y cada unx de lxs gobernadorxs e intendentxs que no adhieren al Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo o que dictaron protocolos con restricciones que ponen en riesgo la salud y vida de las mujeres y personas con capacidad de gestar. Hoy son responsables de la muerte una mujer de 34 años con un hijo, fallecida en Pacheco en la Provincia de Buenos Aires; una mujer de 24 años de la localidad de San Martín en la Provincia de Buenos Aires; una joven de 21 años en la Provincia de Córdoba.

Todas ellas muertas en abortos clandestinos e inseguros ¡y por ellxs deben pagar el costo político! Como nos enseñaros las Abuelas y las Madres: no perdonamos, tenemos memoria y exigimos justicia por nuestrxs muertxs. A ustedes les decimos diputadxs, senadorxs y gobernantes: si no es legal, ¡la condena será social!

En el mismo sentido, son responsables de la falta de una efectiva implementación de la Ley de Educación Sexual Integral y de la implementación de educación religiosa en escuelas públicas, que atenta contra un desarrollo libre y autónomo de la niñez y adolescencia.

Denunciamos a los grupos fundamentalistas y a la jerarquía de la Iglesia, que durante todo el debate parlamentario de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) nos negaron nuestros derechos rasgándose las vestiduras por la educación sexual y ahora militan fervientemente en su contra. Al oscurantismo no volvemos más. ¡Exigimos educación sexual integral, laica, científica y con perspectivas de géneros con aplicación obligatoria en todo el país!
Denunciamos la violencia de los sectores fundamentalistas que desde el comienzo del tratamiento de la Ley IVE hasta la fecha atacan a compañerxs por llevar el pañuelo verde. Denunciamos la percusión a trabajadorxs de la salud que intervienen en situaciones de interrupción legal del embarazo y amedrentamientos a feministas que hacen acompañamientos.

Exigimos que el Estado deje de financiar a las Iglesias y sus instituciones educativas. Estas Iglesias hipócritamente levantan la bandera de la vida, mientras reciben denuncias en todo el mundo por pedofilia y abuso sexual; mientras militan en contra de nuestra autonomía sobre nuestros cuerpos y en contra de las políticas de salud pública. ¡Exigimos la separación efectiva de la Iglesia Católica Apostólica Romana, la Iglesia Evangelista y demás iglesias del Estado!

Exigimos a todxs lxs gobernadorxs de las provincias y de la CABA que adhieran al Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo sin modificaciones restrictivas, así como también que hagan cumplir de manera efectiva la legislación que consagra nuestros derechos como mujeres, lesbianas, travestis, trans, maricas, intersex y bisexuales.

También exigimos que avancen en el Congreso Nacional los proyectos de ley que buscan la producción pública de misoprostol y mifepristona y la modificación de la ley de salud sexual para que se garantice el acceso gratuito a las mismas y su incorporación al Plan Médico Obligatorio.

Exigimos la aprobación de la reforma de la Ley de Educación Sexual Integral que fue tratada en la Cámara de Diputadxs en las comisiones de Educación, Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia que asegura contenidos con perspectiva de géneros, laica y científica, su aplicación obligatoria en todo el territorio nacional y la actualización del marco normativo vigente para el cumplimiento efectivode la Ley de Identidad de Género y la Ley de Matrimonio Igualitario.

Denunciamos el ajuste de Macri, lxs gobernadorxs y el FMI, que buscan descargar la crisis sobre el pueblo que afecta particularmente a las mujeres, lesbianas, trans, maricas, travestis, bisexuales e intersex. Denunciamos una desigualdad salarial del 34%, denunciamos que sobre nosotrxs recae una doble y hasta triple jornada laboral y que ningún gobierno ha tenido la intención de cerrar esta brecha.

Hacemos pública nuestra solidaridad con lxs docentes de Moreno y en especial con la docente Corina Del Bonis.

El acuerdo de este gobierno con el FMI no hace más que reforzar la política de ajuste, asegurar que gran parte del presupuesto 2019 se destine al pago de la fraudulenta deuda externa, generar más despidos, que vaya menos dinero a educación y salud y un aumento de la represión a los sectores populares que resisten. Todo ello se evidencia con lo sucedido en La Plata con lxs compañerxs del Astillero Río Santiago que sufrieron una represión por parte de las fuerzas de seguridad, de lo cual la gobernadora Vidal es responsable; los despidos en el Hospital Posadas y Agroindustria; y los intentos por unificar los Hospitales en la Ciudad de Buenos Aires. Repudiamos la eliminación de los Ministerios de Trabajo Empleo y Seguridad Social y el de Salud, que implica el recorte de derechos que se suman a las ya recortadas áreas de Salud Sexual y Reproductiva. Exigimos garantizar la continuidad de la línea 137 y su federalización.

Lejos de debilitarnos, la irresponsabilidad política que mostró el Senado nos encuentra hoy más unidxs, organizadxs y fuertes. Somos la marea verde que no para de crecer en cada rincón del país. ¡Seguimos dando esta lucha por el aborto legal, seguro y gratuito!

Exigimos a todos los gobernadorxs que adhieran al Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo.

Exigimos la separación efectiva de la Iglesia Católica Apostólica Romana y demás Iglesias del Estado.

Exigimos educación sexual integral, laica, científica y con perspectiva de géneros.

Abajo el ajuste de Macri, el FMI y lxs gobernadores

¡Seguimos en las calles! ¡Aborto Legal ya!

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR

ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR

ABORTO LEGAL PARA NO MORIR