Por:

El reclamo por el aborto legal seguro y gratuito es una de las demandas centrales del próximo Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans en Argentina y el mundo. En el último mes, esta histórica demanda de los feminismos estuvo presente en redes sociales y en la televisión local. La actriz Muriel Santa Ana contó que había abortado a los 24 años a través de twitter y reabrió una conversación que desde el activismo se viene empujando hace décadas. El pañuelo verde, símbolo de esta lucha, de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito llegó a la televisión abierta a Intrusos en el espectáculos y se convirtió en la vedette inesperada del verano.

En este marco y de cara a las acciones para convocar al #8M la Campaña realizará un pañuelazo frente al Congreso el 19 de febrero de 18 a 20 hs. Habrá micrófono abierto e intervenciones en las calles. Más temprano se realizará un tuitazo de 12 a 14 hs. La idea es colmar las calles de pañuelos verdes.

El último proyecto legislativo para la Interrupción Voluntaria del Embarazo entró en el Congreso en 2016. Fue la sexta vez que se presentaba y llevaba la firma de casi 40 legisladores de distintos bloques.  El aborto es la principal causa de mortalidad materna en más de la mitad del país. De acuerdo a números oficiales, en 2001 murieron 100 mujeres por abortos inseguros. Para 2015 esta cifra bajó a 55 fallecimientos. La obstaculización del acceso al aborto legal desplegadas por actores judiciales, efectores de salud, organizaciones y activistas anti-derechos, es una de forma de violencia machista.

Es una realidad de las mujeres y personas gestantes. Todos y todas conocemos una historia sobre un embarazo no deseado que fue interrumpido. Se calcula, según las últimas cifras del Ministerio de Salud, 500.000 mujeres abortan por año. Es decir, 1200 por día.