Buen día a todas y todos, como Presidenta del Centro de Estudiantes del Instituto Libre de Segunda Enseñanza, como estudiante involucrada en la Coordinadora de Estudiantes de Base y como militante estudiantil, vengo en pos de representar las voces de compañeros y compañeras de los secundarios.
Así, comenzare hablando sobre la necesidad de comprender que el debate por el aborto seguro, legal y gratuito es de índole sociocultural, económica, jurídica, y por consecuencia, ideológica.
Me parece sumamente importante remarcar que los estudiantes hace tiempo venimos reclamando por la real implementación de la Ley de Educación Sexual Integral. Traer a colación este reclamo es deliberado, ya que si debatimos acerca del porqué de la necesidad de la legalización del aborto, es complementario hablar acerca de educación sexual. En vista de una realidad en donde la juventud, esta generación, que se quiera o no, va a ser el futuro del país, debe buscar por sus propios medios, si es que puede, la información precisa, acerca de cómo mantener relaciones sexuales sanas, debemos preguntarnos. ¿Cómo se pretenden decidir sobre cuerpos ajenos si ni siquiera se brindan la información necesaria sobre prevención y cuidados?
Múltiples argumentos similares a “Usen preservativos si no se quieren quedar embarazadas” son el claro ejemplo de que falta educación sexual. Entonces, a falta de educación sexual integral, ¿Realmente se espera que todos los estudiantes sepan cómo prevenir embarazos o conocer las consecuencias de las enfermedades de transmisión sexual? La información que muchos podemos tener depende de las condiciones en las que vivimos. Condiciones a las que no todos pueden acceder; y por consiguiente, el debate debe ser comprendido como una interpretación histórica de la cual su composición clasista forma parte y de ahí su índole ideológica.
Otro argumento, pivote “Pro-Vida” y mereciendo su debate en esta instancia es sostener: “Si no quieren tener un hijo pero se quedaron embarazadas, pueden darlo en adopción”. Tal opinión no puede ser compartida en cuanto a la obligación implícita sobre el deber de continuar un embarazo, ¿No le están acaso privando al sujeto gestante el poder y derecho de decidir sobre SU cuerpo? Diputados, a la hora de decidir, ¿Van a hacer la vista gorda sobre las tantas imposibilidades que se presentan en distintas realidades donde llevar adelante un embarazo es sumamente difícil? Reitero, corresponde al debate darle una perspectiva de clase y es innegable que las menos pudientes tienen sobre sus espaldas el peso de la decisión que aquí se tome. A lo sostenido debe agregarse el derecho de planificación que toda mujer posee en relación a su decisión de llevar adelante un embarazo.
No debemos dejar de ver y analizar aquellas realidades que nos son ajenas por el solo hecho de no vivirlas: sabemos que hay mujeres y adolescentes que acaban muriendo dadas las condiciones deplorables de higiene y seguridad a las que se someten por recurrir a una intervención del embarazo en un lugar clandestino. Sabemos que ningún método anticonceptivo es efectivo al 100%. Sabemos que la Ley de Educación sexual integral NO está realmente aplicada. Sabemos que los abortos se producen, en clínicas privadas o en clandestinidad: estamos hablando de salud pública, cuestión política sin duda alguna y por lo tanto, se vuelve indispensable hablar de las condiciones que atraviesan a cada clase social, en cuento a recursos, accesibilidad, información y formación.
Asimismo, supongamos un caso hipotético en donde todos sepan de la existencia de preservativos, ¿es de esa forma que creen que los embarazos no deseados van a dejar de ocurrir y en consecuencia los abortos? La realidad es que los embarazos no deseados no tienen una única causa, estas son varias y no son para nada ajenos a la juventud: anticonceptivos, que como se dijo, pueden fallar o sufrir un caso de violación, en donde desde niñas hasta adultas quedan embarazadas. Sin embargo, no vivimos en un mundo perfecto, vivimos en una realidad donde cada relación sexual lleva la  posibilidad de quedar embaraza. Es indispensable que el Estado responda. Con la real aplicación de la Ley de Educación Sexual integral, porque se reducirían las posibilidades de un embarazo no deseado y esto es a partir de la información, y con la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, porque ninguna es ajena a la posibilidad de quedar embarazadas, pero muchas son externas a la posibilidad de interrumpirlo de forma segura. Sin cambiar el eje, una y otra vez la cuestión de clase es transversal al debate.
En otras palabras, se interpreta este movimiento social con perspectiva de género y de reivindicación de la mujer como uno de pilares del movimiento nacional y que constituye un proyecto de país fundamentado en la lucha por la legalización del aborto, siendo este seguro y gratuito y la aplicación de la ESI como principales objetivos.
Finalmente, hago un último enfoque relacionado especialmente al sector estudiantil y este se basa en la necesidad urgente de un Protocolo de prevención ante casos de violencia de género en las instituciones porque con la prevención también se educa, se sigue formando y se le permite a los estudiantes tener un abordaje de contención dentro del marco institucional.
Entonces, protocolos para prevenir, abordar y contener, Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar, ABORTO LEGAL PARA NO MORIR.
Diputados y diputadas, hace ya días vienen escuchando exposiciones sobre esta decisión que puede cambiar el rumbo del país y que sin duda alguna interviene en el desarrollo. Es necesario comprender que toda cuestión de salud pública es una proyección política acerca del modelo de país que se pretende. Esta decisión debe ser consciente y responsable, y hago un llamado a la consciencia social y nacional de todos ustedes, para que a la hora de decidir sobre la salud pública de la Argentina lo hagan en reparo de lo que la legalización acarrea.
De igual manera, espero que no se hagan oidos sordos a lo que el sector estudiantil pide, porque somos un pilar fuerte e importante dentro de la sociedad y si esperan un futuro comprometido con la causa nacional, entonces nuestra formación y educación debe ser completa y de calidad. Los estudiantes tenemos una perspectiva basada en una nueva interpretación histórica, social, cultural y política, no dejen de escucharla porque son nuestras voces las que van a orientar al país en un futuro.
Por un proyecto de país en donde haya una real implementación de políticas públicas, se pide Aborto legal, seguro y gratuito YA.