Por:

No solo es el mejor tenista del mundo sino que pone en su lugar y no se hace cómplice de comentarios sexistas. Luego de su partido en el torneo de Wimbledon contra el estadounidense San Querrey, ya en la conferencia de prensa un periodista le comenzó su pregunta con: “Sam es el primer jugador estadounidense que llega a las semifinales de un grand slam desde 2009…”. Usó la palabra player de una manera genérica. Andy lo interrumpió y le dijo “jugador masculino”, male player. “¿Perdón?”, contestó el periodista con tono de no entender. Y Andy insistió “jugador masculino”.

Ya teníamos a Andy en nuestro Olimpo feminista por su lengua filosa a la hora de corregir a los machistas y porque en 2014 se convirtió en el primer tenista de grandes ligas que era entrenado por una mujer, Amélie Mauresmo. Creer o reventar: AA/DA, hay un Antes de Andy/ Después de Andy.

El año pasado un periodista de la BBC le preguntó qué se sentía ser la primera persona en ganar dos medallas olímpicas de tenis. Esta fue su respuesta:

–Creo que Venus y Serena han ganado alrededor de cuatro cada una.

Hoy debió volver a recordarle a la prensa a las hermanas. El periodista pareció no saber o menospreciar los logros de los torneos femeninos. Andy Murray le dio una lección de historia cuando dijo que Serena Williams tiene 13 torneos de grand slam. Venus Williams está ahora mismo en las semifinales de Wimbledon.

“Ha hablado en nombre de los derechos de las mujeres. Lo ha hecho otra vez”, señaló hoy a la prensa Serena Williams, “es así y por eso lo queremos”. La mamá, Judy Murray sonrió y dijo “ese es mi niño”.