Por: Fotos: Augusto Starita

La escritura de García Lao no da tregua: es sensitiva y ataca. Come en tu mano hasta sacarte sangre y te sonríe. Te abre los ojos a la fuerza para ver qué hay y te ofrenda el delirio de una niña poseída por la angustia. García Lao es originalísima. Y se divierte mucho.

El tormento más puro (Emecé), su nuevo libro de cuentos, es una pieza única por fuera y por adentro, una edición seriada en treinta y seis rarezas. En ellas, la familia como hilo narrativo es la ficción necesaria que sirve de ocasión para recopilar: legados macabros, disputas salvajes, herencias orgiásticas.

Se engendran hijos no deseados. Hijos que por imitación saben el gesto que causa la muerte. Que vuelven de la muerte como una ilusión en forma de óvulo. Hijos que al fracasar triunfan y padres que los destrozan. Que se mueven entre lo real y el sueño, bordeando la locura más pesadillesca. Y sin embargo te hacen sonreír a la vez que despiertan un estado de ánimo propicio al espanto.

El tormento más puro es, además, un libro deliciosamente subrayable. García Lao hace de la sintaxis un goce. Y de la lectura un archivo íntimo de citas. Milimetrada, audaz, filosa, sus tramas siguen la dirección de un fraseo que crece hacia adentro. Como una puerta que se abre a lo oscuro del mundo doméstico, en el umbral de lo fantástico.

Desde ya, la estética de García Lao no responde a la doctrina de lo bello, sino a la posibilidad de lo sensible: entre el instinto poético, el gesto teatral y el erotismo onírico, pasando por el realismo más perturbador y los recovecos aterradores del inconsciente, su escritura no se parece a nada y abarca todo el espectro.

El tormento más puro se presenta hoy, martes 13 de agosto, a las 19.30 horas en la librería Alamut (Borges 1985).