Por: Fotos: Sebastián Ortega

En Ecuador las mujeres decidimos parar a la violencia machista que nos trata de hacer callar, que anula nuestra existencia y que perpetúa la violencia feminicida. Por eso, mujeres diversas, nos juntamos este 8 de marzo frente a la Fiscalía General del Estado a las 16.30 hs en Quito, para decir: #NosotrasParamos

 

    1. Por el reconocimiento del trabajo reproductivo que hacemos las mujeres, la igualdad salarial y el trabajo no remunerado del cuidado.
    2. Por qué merecemos, exigimos y queremos un Estado, que realmente garantice nuestros derechos a una vida libre de violencias, que no oculte su inoperancia, ni corrupción y que priorice la vida de las mujeres sobre su agenda de control politiquero.
    3. Buscamos la construcción de un mundo equitativo, donde el capital y el heteropatriarcado dejen de ser los fundamentales ejes de la sociedad. Donde nosotras seamos parte y constructo de lo que deseamos y hacemos. Con nosotras, todas, sin nosotras, nadie.
    4. Queremos ser libres para decidir si ser madres o no, libres para construir nuestro proyecto de vida, y una sexualidad sana, placentera, sin violencias ni reproduciendo estereotipos. Donde el aborto sea libre y seguro, y la salud sexual y reproductiva un derecho humano de todas, con acceso a educación y salud garantizada, sin prejuicios, ni violencias.
    5. La minería, el petróleo, la tala, el despojo de los territorios son violencias que afectan a las mujeres del campo, de la ciudad, todas. Son modelos que reproducen un sistema de agresión hacia las mujeres cuidadoras y protectoras de la vida. Exigimos que se pare con el despojo de las mujeres de sus territorios, y se deje de contaminar la tierra, el aire, el agua de donde provienen nuestros recursos.
    6. Alzamos la voz exigiendo un: ¡Basta a la criminalización de mujeres luchadoras sociales y defensoras de la naturaleza! Todas ellas tienen derecho a hablar, no callar, y demandar la lucha por nuestros recursos, vida y necesidades sociales.
    7. La violencia más extrema hacia una mujer, como quitarle la vida por el hecho de ser mujer, feminicidio, queremos que sea erradicado. Nuestras hermanas que ya no están son memoria que vive en la lucha, ellas no son cifras, son vidas concretas que exigen soluciones concretas. Sabemos que debe reconocerse como una responsabilidad del Estado y la sociedad la prevención y erradicación de la violencia feminicida.

 

  • Paramos porque en la calle, en la plaza, en la casa queremos ser libres y no valientes, por qué nos cansamos de ser sumisas. Si tocan a una nos tocan a todas.

¡Todas somos parte del #ParoMujeresEcuador, porque nos cansamos de callar, queremos exigir, gritar, y liberarnos de la violencia!