Por: Fotos: Gala Abramovich

La ley, que tiene media sanción, establece 17 modalidades de violencia contra las mujeres: física, psicológica, sexual, económica, patrimonial, doméstica, laboral, mediática, simbólica, obstétrica, institucional, política, femicida, comunitaria, por prejuicio hacia la orientación sexual, identidad de género o expresión de género, en el ámbito educativo, acoso callejero.

El Senado uruguayo dio media sanción al proyecto de ley integral contra la violencia machista, que establece más políticas de prevención y atención hacia las mujeres, lesbianas, travestis y trans. “La Cámara de Senadores votó afirmativamente un proyecto de ley por el que se establecen normas relacionadas con violencia hacia las mujeres basada en género”, señaló ayer ese cuerpo en un comunicado.

​El objetivo de este proyecto de ley es garantizar el “efectivo goce del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia basada en género”. Para eso se establecen mecanismos, medidas y políticas integrales de prevención, atención, protección, sanción y reparación. Entre otros aspectos, obliga al Estado a prestar servicios gratuitos de asistencia jurídica, psicológica, social, sanitaria y vivienda para las víctimas de violencia machista.

La norma incluye normas procesales y nuevos tipos penales que vienen a superar la perspectiva limitada a la violencia doméstica y violencia intrafamiliar. El texto tiene siete capítulos, 98 artículos y establece 17 modalidades de violencia contra las mujeres: física, psicológica, sexual, económica, patrimonial, doméstica, laboral, mediática, simbólica, obstétrica, institucional, política, femicida, comunitaria, por prejuicio hacia la orientación sexual, identidad de género o expresión de género, en el ámbito educativo, acoso callejero.

La ley, que tiene media sanción, establece 17 modalidades de violencia contra las mujeres: física, psicológica, sexual, económica, patrimonial, doméstica, laboral, mediática, simbólica, obstétrica, institucional, política, femicida, comunitaria, por prejuicio hacia la orientación sexual, identidad de género o expresión de género, en el ámbito educativo, acoso callejero.

La senadora Mónica Xavier, del gobernante Frente Amplio, celebró la aprobación de la norma. Y, al mismo tiempo, lamentó el asesinato de una niña de nueve años que había desaparecido hacía algunos días en la ciudad de Rivera. “Con el dolor de la tragedia de la niña Valentina se aprueba en el Senado el proyecto de violencia hacia las mujeres basada en género”, escribió Xavier en Twitter.

Durante el debate, Xavier advirtió que la legislación no debe caer en un fetichismo legislativo”. Serán necesarias reformas de las instituciones para alinearse bajo la misma perspectiva de género. El texto aprobado determina que el Consejo Nacional Consultivo por una Vida Libre de Violencia de Género hacia las Mujeres remplazará al de Violencia Doméstica y asesorará al Ejecutivo en la materia. Se crearán comisiones departamentales y también un Observatorio para recolectar datos y difundir buenas prácticas.
La norma traza la columna vertebral de las políticas públicas a todos los organismos. Además, prohibe que las personas con antecedentes de violencias machistas accedan a cargos públicos. El proyecto de ley pasó a la Cámara de Diputados, donde podrá convertirse en ley, o regresar con modificaciones a la Cámara Alta.
Uruguay registró 24 feminicidios el año pasado. Y en lo que va de 2017 26 mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, según datos de la Coordinadora de Feminismos.
Informe: Azul Cordo