Por: Fotos: Sebastián Ortega

Al menos 290 mujeres murieron el año pasado en Argentina como consecuencia de la violencia machista. La cifra se desprende del informe presentado por el Observatorio de Femicidios en Argentina “Marisel Zambrano”, elaborado por la Asociación Civil Casa del Encuentro en base a los casos publicados por agencias de noticias y más de 120 medios nacionales y provinciales. La estadística da cuenta del ritmo de la crueldad femicida: cada 30 horas murió una mujer por el hecho de ser mujer en todo el país.

El estudio confirma lo mismo que señalan la mayoría de las investigaciones sobre la temática: el hogar es el lugar más inseguro para las niñas, adolescentes y adultas. Más de la mitad de las víctimas fueron asesinadas dentro de las cuatro paredes que habitaban, en un hogar compartido con su agresor o en la casa del femicida. La mayoría murió apuñalada (80 casos) y en segundo lugar las víctimas fueron baleadas (72 casos).

Otro patrón que se repite en el análisis es el vínculo entre la víctima y el femicida. El 64,5 por ciento de los casos, los asesinatos fueron cometidos por parejas o ex parejas. Sólo en 39 casos no había vínculo aparente entre la mujer y el femicida. En 26 de los femicidios, el crimen fue cometido por vecinos o conocidos, en 18 casos por otros familiares, en 14 por padres o padrastros y en 6, por los hijos de la víctima.

El 65,5 por ciento de los femicidas tenían entre 19 y 50 años pero también hubo adolescentes de entre 13 y 18 años que mataron (11 casos). En 49 de los casos registrados, los femicidas se suicidaron.

Con respecto a las víctimas, el 70,7 por ciento tenía entre 19 y 50 años (205 casos). Pero también hubo víctimas niñas, adolescentes y adultas mayores (13 casos). Un dato llamativo: solo un 9,7 % de las mujeres asesinadas había presentado una denuncia por maltrato. Es decir, 28 casos.

Las expertas registraron nueve travesticidios. Se identificaron, también, 37 femicidios vinculados de hombres y niños que intentaron salvar a la mujer o fueron asesinados como una forma de “castigo” a la víctima”.

Por los 290 femicidios de 2016, 401 niños y niñas quedaron sin madre. El 83,4 por ciento eran menores de edad. En ese sentido, una de las demandas de la Asociación Civil Casa del Encuentro es que el Congreso nacional trate el proyecto de Ley “Brisa” que plantea una reparación económica a hijas e hijos de víctimas de femicidios hasta la mayoría de edad.

En el barrido de análisis provincia por provincia, las tasas de femicidio más altas del país se encontraron en Jujuy (1,63 cada cien mil habitantes), Tierra del Fuego (1,57) y Santa Cruz (1,46). La tasa nacional fue de 0,77.

Desde 2008, cuando esta organización de la sociedad civil comenzó a registrar y compartir estos datos, se produjeron 2.384 femicidios que dejaron a 2.919 hijos e hijas sin madre, de los cuales, más del 60 % eran menores de edad. En los últimos nueve años, la cifra de asesinatos no bajó de los 200, con un pico en 2013, cuando se produjeron 295 femicidios y 39 femicidios “vinculados”.

FALTA DE ESTADÍSTICAS OFICIALES

En Argentina, una de las demandas del colectivo Ni Una Menos en junio de 2015 fue la necesidad de un Registro Oficial único de la violencia contra las mujeres. Es decir, datos serios y completos que pudieran dar cuenta de manera actualizada sobre los femicidios. Después de la primera manifestación multitudinaria contra este tipo de crímenes, se anunció el Registro Nacional de Femicidios de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ya produjo dos informes anuales. Sin embargo, se trata de un relevamiento incompleto porque depende de la voluntad de brindar información de cada jurisdicción. Por ejemplo: las provincias de Catamarca, Chubut, Río Negro y San Juan no aportaron información sobre mujeres muertas por el hecho de ser mujeres en 2015.

En 2015, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación también anunció que iba a llevar adelante un registro de estas muertes. El año pasado dio a conocer la cifra de 177 femicidios. Los estudios de las organizaciones de la sociedad civil siempre dan cuenta de cifras más altas. Según el Registro Nacional de Femicidios elaborado por las Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) hubo 322 en todo el año pasado. La demanda de números oficiales y completos también estará presente el 8 de marzo durante el Paro Internacional de Mujeres en Argentina.